Las convenciones de fans eran todavía ese lugar de encuentro y diversión que los estudios elegían para promocionar sus películas, cuando nos encontramos por primera vez con el elenco de Free Guy. New York, 2019. La Comic Con celebraba su última edición pre-pandemia, aunque todavía no había forma de sospecharlo. Habíamos recorrido miles de kilómetros para estar presentes en una de los festejos más grandes de la cultura pop y todavía nos quedaban varias sorpresas por delante.

Como salida de un capítulo de Black Mirror, de repente una notificación en la app del evento hizo que miles de asistentes a la convención chequearan el celular al mismo tiempo. La pantalla anunciaba que en breves minutos habría un invitado sorpresa en el panel de 20th Century Studio en el escenario principal: el carismático y queridísimo Ryan Reynolds. Inmediatamente, se armó algo que sólo podría ser definido como una estampida, con cientos de fans corriendo hacia el lugar señalado para no quedarse sin un asiento en la que ahora se había convertido en la presentación más esperada de la jornada.

Cuando llegamos al auditorio y conseguimos lugar en las primeras filas, todavía no nos imaginábamos que conoceríamos a muchos invitados más que al mismísimo Deadpool. El primer título en hacer su presentación fue The King’s Man (2021), la precuela de Kingsman: The Secret Service (2014), y apareció en el escenario nada más y nada menos que Ralph Fiennes, el británico que supo deslumbrarnos con sus actuaciones desde que interpretó a Heathcliff en Wuthering Heights (1992). De traje y corbata (como un verdadero agente secreto de la Corona), confesó que era su primera vez en una convención de fans, y recibió una ovación de pie por honrarnos con tan distinguida visita.

Después de esa bienvenida sorpresa, le llegó el turno a Free Guy, la original propuesta de Fox (ahora Disney) que se presentaba como una mezcla entre The Lego Movie (2014) y The Truman Show (1998), con tantos (o más) homenajes a los videojuegos como Scott Pilgrim vs. the World (2010). Fascinados, vimos el primer trailer exclusivo de la película, que el mundo exterior no vería hasta varios meses después. Para presentar el proyecto, aparecieron uno a uno en el escenario los demás invitados sorpresa, miembros del elenco: Joe Keery (Stranger Things), Jodie Comer (Killing Eve), Utkash Ambudkar (Brittany Runs a Marathon), Lil Rel Howery (Get Out) y el director Shawn Levy (Night at the Museum). Y por supuesto, el protagonista y productor Ryan Reynolds (Deadpool).

Como no podía ser de otra manera, el panel empezó con un chiste para romper el hielo sobre Green Lantern (2011), la película de la que Reynolds se viene haciendo cargo desde hace casi una década y por la que sigue expiando culpas, reivindicándose como la perfecta encarnación de Deadpool y ahora como Guy, el bienhechor de Free City. Su papel en esta película es el de un personaje dentro de un videojuego de mundo abierto, que un buen día toma conciencia de sí mismo y comienza a tomar decisiones para las que no fue programado. Profundo, y a la vez completamente naif y divertido.

La historia se desarrolla en dos dimensiones distintas: la del juego, donde los avatares de los jugadores subliman sus peores deseos como si se tratara de un Westworld en dos dimensiones, y la del mundo real, donde los creadores del programa compiten contra una empresa de entretenimiento millonaria que usó su código para hacer algo completamente distinto a lo que habían creado. A la cabeza, el genial Taika Waititi interpretando al villano de la película Antwan, una caricatura del empresario sin visión que pone las ganancias por sobre cualquier interés artístico, representando la mentalidad que hoy domina la industria.

Free Guy (2021) funciona como una analogía bastante lineal del funcionamiento de Hollywood y sus infinitas remakes, reboots, spin-off, secuelas, precuelas y refritos en general. Y no deja de ser una aventura increíblemente divertida sobre un tipo común que casi sin quererlo se convierte en el héroe de la historia. Con una estructura propia de las comedias románticas, música pop y referencias a la orden del día, Free Guy es entretenimiento sano y asegurado para toda la familia. Pero todavía faltaban casi dos años para que pudiéramos ver la película y sacar todas estas conclusiones.

Dos meses después de ese primer encuentro, cuando todavía éramos felizmente ignorantes de lo que nos deparaba el 2020, nos volvimos a cruzar con Ryan Reynolds y el resto del elenco en la CCXP de San Pablo, la convención de fans más grande de Latinoamérica. Todo esto no hizo sino aumentar las expectativas por una película que ya se anticipaba como la más original del mainstream en un mar de franquicias (una palabra que solía estar reservada para las cadenas de comida y poco a poco fue tomando la industria del cine).

Con todas estas experiencias encima, cuando llegó la invitación para participar en la conferencia de prensa de Free Guy, no hubo ninguna duda. Ya teníamos una historia (casi un romance) con esta película y era necesario acompañarla en cada etapa de su estreno. Programada inicialmente para julio de 2020 y estrenada finalmente en agosto de 2021, Free Guy tuvo su postergada conferencia de prensa en julio de este año, a través de zoom, como tantas otras cosas en los últimos dieciséis meses de nuestras vidas. Pero con un elenco así de divertido, se convirtió en un evento tan interesante como aquella presentación allá por New York Comic Con.

Fue un verdadero orgullo cuando la conductora de la conferencia eligió, entre cientos de preguntas de periodistas de todo el mundo, una de las nuestras “from Argentina” para hacerle al equipo. Shawn Levy (director) y Ryan Reynolds (protagonista y productor) respondieron sobre cómo fue encontrar una historia original y fresca para contar en medio de un mar de franquicias. Justo unos minutos antes, Shawn se había referido al personaje de Antwan (Taika Waititi) y su “actitud cínica hacia lo nuevo”, que da lugar a uno de los mejores chistes de la cinta sobre el valor de las secuelas. Pero Ryan Reynolds se puso muy serio para contestar esto: 

«Es difícil hacer una nueva película, o sea algo que no se base en alguna propiedad intelectual preexistente, como un cómic o algún tipo de secuela. Es muy desafiante. Entonces tienes que llevar el guion a un lugar en el que sientas que es perfecto o es genial. Y luego tienes que hacerlo un 30% mejor de alguna manera, porque no tienes la capacidad de recaer en algo conocido o en una base de fans previa. Así que realmente tienes que ir y probarlo a la antigua. Tuvimos que estar a la altura de ese desafío, y fue muy estresante. Y sigue siendo estresante, incluso ahora, que terminamos y lo presentamos al mundo.»

Sin dudas, Free Guy (2021) supera con creces ese desafío. Tanto, que su nuevo desafío será mantenerse fiel a su esencia y rechazar cualquier tipo de continuación o desprendimiento que el estudio les quiera ofrecer, debido al gran éxito que la película está teniendo en cines. ¿Lograrán resistirse a la tentación de una secuela? Solo el tiempo lo dirá. Mientras tanto, Free Guy sigue disponible en casi todos los cines del país para ir a disfrutarla en familia o con amigos.

Donaciones

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con unos Cafecitos o bancar nuestro contenido con una suscripción mensual o aporte único.