Delicada pero potente

Legacy Sequels: Pasado y presente del negocio de la nostalgia

Las “secuelas legado” son moneda corriente en la pantalla grande y ahora también en la chica. Pero no siempre fueron iguales y acá analizamos su evolución.

por | Oct 10, 2022

el negocio de la nostalgia: pasado y presente de las "legacy sequels"

En una industria donde lo que más cotiza es la nostalgia y la propiedad intelectual, las llamadas “Legacy Sequels” no son una novedad. De hecho esta “moda” tiene ya más de una década, si es que ubicamos su comienzo donde muchos lo hacen, con el estreno de Tron: Legacy (usaba el término en el título, nada menos) en 2010, secuela dirigida curiosamente por Joseph Kosinski, responsable también de una de las legacy sequels estrenadas este año que ya está siendo caso de estudio por su tremendo éxito: Top Gun: Maverick.

Pero antes de hablar de la excelente película protagonizada por Tom Cruise y su impacto, hagamos un pequeño repaso de cómo fue ésta década de secuelas legado y cómo éstas fueron cambiando. También quisiera aclarar que, a pesar de que su denominación pareciera cargar sólo características negativas, no creo que las legacy sequels sean siempre algo malo. Hemos tenido muy buenos exponentes y Top Gun: Maverick (2022) es solo uno de ellos (aunque quizás el mejor).

Dos grandes categorías

Creo que podríamos dividir las secuelas legado en dos grupos: aquellas que solamente están interesadas en exprimir cada último centavo de nostalgia por la película original, y aquellas que parten de la película original, pero que tienen otra búsqueda, que intentan crear algo nuevo y agregar a lo que ya está dicho por su predecesora.

El 2015 fue un año especialmente cargado de películas de ambos grupos. Como ejemplo del grupo de secuelas que intentan traer algo nuevo a la mesa, podemos mencionar a la increíble Mad Max: Fury Road. Probablemente no es la primera película en la que pensamos cuando pensamos en legacy sequels y ese es justamente mi punto. George Miller vuelve a su mundo desértico y post apocalíptico 30 años después del fin de la trilogía original con una película completamente novedosa, llena de energía y visualmente de las más impresionantes que vimos en mucho tiempo. Técnicamente, el protagonista es el mismo, pero es casi imposible ver al personaje que interpretó Mel Gibson en el Max de Tom Hardy. El ingrediente más sabroso de esta película es la incorporación de Furiosa (Charlize Theron), quien es en realidad quien lleva el peso de la trama.

Ese mismo año, pero en una escala más pequeña tuvimos otra secuela legado que, aunque se recostaba un poco sobre personajes de la franquicia original, estaba claramente buscando traer un personaje nuevo y joven al frente para una nueva generación: Creed. Con una excelente dirección de Ryan Coogler (Black Panther) esta es una historia inspiradora que, aún con Stallone volviendo a encarnar al boxeador, es claramente la película de Adonis Creed (Michael B. Jordan).

Cuando digo que 2015 fue un año cargado, no mentía. Jurassic World de Colin Trevorrow también llegó a romper récords de taquilla, aunque la crítica la recibió más reticentemente. Por más cosas que podamos reprocharle a esta película, también ponía al frente a protagonistas nuevos, aunque estos no fueran personajes demasiado memorables.

A finales de 2015 llegó la legacy sequel por excelencia. Star Wars: The Force Awakens rompió todos los récords de taquilla posibles y vino a asegurar que el negocio de la nostalgia estaba más vivo que nunca. Creo que la película de J.J. Abrams tiene un poco de los dos mundos, aunque está claramente diseñada para tocar las fibras de nuestra memoria, replicando la estructura de A New Hope (1977). Y aunque no desaprovecha la oportunidad de incorporar a Harrison Ford y Carrie Fisher interpretando a Han y Leia, es, al final de todo, una historia sobre personajes nuevos. El trío protagonista está integrado por una mujer, un afroamericano y un latino. Si eso no es patear el tablero, no sé qué es.

Un par de años después, en 2017, estrenó una secuela que fue muy divisiva, Blade Runner 2049. Denis Villeneuve sin dudas le puso su sello autoral a este sci-fi que tiene una búsqueda muy diferente a los tanques taquilleros que venía mencionando. Blade Runner (1982) fue en su momento un fracaso en boleterías, y fue adquiriendo con el tiempo y (y con varios cortes nuevos) el status de clásico. Puede que su secuela repita su camino.

PERO ALGO CAMBIÓ…

Con resultados algo diferentes, las películas que enumeré hasta ahora parecían tener alguna intención de introducir caras nuevas a la franquicia, apelar a nuevas generaciones de fanáticos con personajes jóvenes y con elencos más diversos. Sin embargo algo cambió. El estreno de la Ghostbusters de Paul Feig en 2016, que fue defenestrada en internet por reemplazar al cuarteto original de hombres por mujeres, fue una red flag para la industria.

Después de ese caso paradigmático, vino una de las películas más divisivas de la historia de internet y de Film Twitter, Star Wars: The Last Jedi. La secuela directa de la película que hizo despertar a la Fuerza y que dejó un consenso positivo en crítica y público vino a romper los moldes. Rian Johnson hasta lo explicitó en una línea de diálogo en la película: “Dejá que el pasado muera, matalo si es necesario”. La intención de esta secuela era llevar a la saga a un lugar completamente nuevo, que obligaba al espectador a replantearse algunas cuestiones sobre sus queridos personajes que conocieron toda su vida.

Fue un paso riesgoso. Las cataratas de tweets y peticiones online para rehacer la película no tardaron en llegar. El impacto fue tal que para la tercera y última parte de la trilogía que llegó en 2019, Disney volvió a poner a J.J. Abrams al frente de Star Wars: The Rise of Skywalker, donde se forzó la historia hasta el límite para deshacer lo planteado por su predecesora y volver a las raíces, incluso trayendo de vuelta a la vida villanos de la trilogía original.

Y aquí estamos hoy. Desde ese entonces, creo que las legacy sequels rara vez intentan presentarnos algo nuevo, sino que prefieren traer a los personajes de las originales y a los actores que les dieron vida para ponerlos al frente. A pesar del éxito de Jurassic World en 2015, Jurassic World: Dominion (2022) no pudo evitar traer de vuelta a Laura Dern, Sam Neill y Jeff Goldblum.

Ghostbusters: Afterlife (2021) tiene personajes nuevos, pero cuando llega la hora de resolver el conflicto, se recurre a la nostalgia y a los personajes originales, aunque esto signifique resucitarlos de algún modo. The Matrix: Resurrections (2021) volvió a juntar a Neo y Trinity, aunque esto signifique hacer malabares en el guion para justificarlo.

Por más excelente y superadora que sea en todo sentido a la película de Tony Scott de 1986, en Top Gun: Maverick la historia necesita al personaje de Tom Cruise para salvar el día, es el único que sabe hacerlo y el que puede hacerlo. A pesar de las posibles lecturas que pueda hacerse sobre la trama, no hay dudas que esta película se hizo con muchísimo amor y respeto hacia el séptimo arte, y su éxito es más que merecido.


Hace muy poco llegó a Disney+ una secuela de Hocus Pocus (1993) y esta semana se anunció una secuela de Constantine (2005) con Keanu Reeves regresando al papel protagónico. Habrá que esperar para ver qué lecciones aprende Hollywood del éxito de Top Gun: Maverick. Espero con todo mi corazón que sean las correctas. Pero me permito dudar.

Ayudanos a seguir creciendo

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con un aporte único o suscripción mensual.

Notas Relacionadas

Merlina: La primera serie de Tim Burton captura su inconfundible estilo

Estrenó en Netflix la serie protagonizada por la hija de la familia Addams, con Jenna Ortega y uno de los cineastas más populares de los años noventa.

Festival Internacional de Cine de Mar del Plata: Crónica de una primera vez

Pasó la 37º edición del único Festival de Cine de categoría A de la región y me fui a cubrirlo por primera vez. Acá te cuento cómo fue mi experiencia.

The Wonder: otra maravilla de Sebastián Lelio sobre la fe y la identidad
The Wonder: Otra maravilla de Sebastián Lelio sobre la fe y la identidad

En el flamante largometraje del director chileno, disponible desde este mes en Netflix, se destaca Florence Pugh; te contamos por qué hay que verlo.

1899: los creadores de Dark vuelven a Netflix y enfrentan acusaciones de plagio

Cargada de subtramas, la nueva ficción de Odar y Friese es un relato fantástico que -como su predecesora- tiene como pilar una reflexión filosófica.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Popcon Newsletter

¡Suscribite a nuestro newsletter!

Dejá tu mail y recibí todas las semanas en tu casilla las últimas notas y novedades

¡Te has suscripto satisfactoriamente!