Sueños de libertad

The Shawshank Redemption: Vuelve al cine el clásico de los noventa

Como parte de un ciclo de reestrenos del Cine Lorca y Cinemark Hoyts, vuelve a las salas una de las mejores adaptaciones de la obra de Stephen King.

por | Sep 13, 2022

Stephen King es el maestro del horror. Así lo dice la solapa de cualquiera de sus libros o el poster de sus millonarias adaptaciones cinematográficas. Todos sabemos de sus payasos asesinos, mellizas fantasmagóricas en pasillos de hotel o bailes escolares que terminan en masacre. Pero no solo de perros rabiosos y asesinos en serie vive el hombre, y hay toda una sección de la extensísima bibliografía del escritor norteamericano que no pretende dar miedo. O al menos, no en el sentido estricto de la palabra. Ese es el caso de su novela corta Rita Hayworth y la redención de Shawshank cuya adaptación cinematográfica The Shawshank Redemption (1994), a cargo de Frank Darabond (The Walking Dead, 2010-2022) vuelve a los cines como parte del programa de reestrenos de Cinemark Hoyts.

La película sigue a dos reclusos de la prisión de Shawshank. Red (Morgan Freeman) y Andy (Tim Robbins) están cumpliendo sendas cadenas perpetuas por homicidio. Para cuando Andy llega a la prisión, Red lleva dos décadas como residente de Shawshank y se ha convertido en el proveedor por excelencia de contrabando. Puede conseguir lo que sea: cigarrillos, tableros de ajedrez y hasta a Rita Hayworth. Andy, por su parte, tiene un difícil comienzo en la prisión: determinado a declarar su inocencia del asesinato de su esposa y el amante de ella, se ve una y otra vez acosado por guardias y otros prisioneros. Sin embargo rápidamente su suerte va a cambiar cuando su talento para las finanzas llegue a oídos del director de la cárcel. 

Más allá de sus conocimientos financieros y su evidente diferencia social -sin contar su inocencia, por supuesto- Andy es un preso inusual. A lo largo de la película, lo vemos tomar con tranquilidad todo lo que el destino parece tirarle encima. En la magistral actuación de Tim Robbins, que se muestra taciturno y retraído, su mente parece insondable. Y es por eso que el contrapeso de Red, narrador de la historia, resulta tan importante. A través de sus palabras podemos entrever algo del mundo interior de Andy, y también el rol que empieza a jugar en la vida del resto de los residentes de Shawshank. 

La película podría decantarse por un relato sórdido de la vida carcelaria y sus miserias, que no están completamente ausentes de la trama, pero en cambio es una historia sobre la amistad, la esperanza y la paciencia. Decíamos antes que no todas las historias de Stephen King son de terror, o al menos no del tipo de terror que nos pone los pelos de punta y nos hace taparnos los ojos para no mirar la página (o la pantalla).

Porque The Shawshank Redemption presenta otro tipo de terror: el del lento paso del tiempo, la vida escurriéndose en la rutina del encierro y, finalmente, el acostumbramiento, la institucionalización. Cuando Brooks, el viejo bibliotecario de la cárcel, es liberado, casi mata a uno de sus amigos con tal de no tener que abandonar su celda. El mundo ha seguido de largo más allá de los muros de Shawshank, y los presidiarios viven su vida ansiando la libertad que, cuando llega, los apabulla. “Te mandan aquí de por vida, y eso es exactamente lo que te quitan. La parte que vale de algo, por lo menos”, dice Red.

Y en la oscuridad del edificio gótico de la prisión, Andy se yergue como una fuerza de luz, escudado quizás en la certeza de su inocencia o en su ansia de libertad, inagotable como el Océano Pacífico al que sueña llegar. En vano, como le dice Red, aunque su esperanza se vuelve contagiosa. Y al final, también va a salvarlo a él. Desde el refugio que obtiene como  contador de los negocios sucios del director de la cárcel, Andy emprende la construcción de una biblioteca y un programa educacional. Con un trabajo metódico y constante, sin desanimarse por las negativas y las burlas, va robando momentos de esperanza a la desazón de su condena perpetua. Y es esa misma persistencia la que esconde la clave de su libertad. 

No por nada Darabont, quien también dirigió las versiones cinematográficas de The Green Mile y The Mist, es considerado por muchos -entre ellos el mismísimo King– como el mejor adaptador de la obra del autor norteamericano. Con The Shawshank Redemption, nos entrega un relato divertido, por momentos desolador y profundamente humano sobre los límites de la amistad y la esperanza. La fotografía a veces lúgubre y por momentos cálida, las actuaciones impecables de Freeman y Robbins, y el acertadísimo guion contribuyen a que una película de dos horas y media, que por momentos transcurre casi tan lentamente como las condenas de los protagonistas, se convierta en una experiencia cautivante y conmovedora.

Ayudanos a seguir creciendo

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con un aporte único o suscripción mensual.

Notas Relacionadas

Argentina 1985: La película que representará a nuestro país en los premios Oscar

La película que aborda el juicio a las Juntas Militares arrasa en festivales y fue elegida para representar al país en la competencia por los Oscar.

The Bling Ring: la verdadera historia de los robos de Hollywood en Netflix

La obsesión por la fama llevó al grupo de adolescentes a protagonizar un curioso caso de robos en Hollywood. Este nuevo documental lo explora a fondo.

Cobra Kai: Treinta años después, los Karate Kids siguen dando batalla

La nostalgia pochoclera de Cobra Kai es una bocanada de aire fresco en el mundo de las series y su quinta temporada en Netflix lo vuelve a confirmar.

Orphan: First Kill: la historia de origen de una gran villana
Orphan: First Kill – la historia de origen de una gran villana del terror

Este jueves se estrena la precuela de Orphan, protagonizada por Isabelle Fuhrman, y acá te contamos qué esperar de este regreso.

¡Suscribite a nuestro newsletter!

Dejá tu mail y recibí todas las semanas en tu casilla las últimas notas y novedades

¡Te has suscripto satisfactoriamente!