Just do it.

AIR: volarás y serás historia (o cómo hacer emocionante un acuerdo empresarial)

La nueva película de Ben Affleck demuestra que la única forma de contar historias es con corazón. Y su elenco lo confirmó en la conferencia de prensa.

por | Abr 6, 2023

AIR: volarás y serás historia (o cómo hacer emocionante un acuerdo empresarial)

No importa a dónde vayas, si le preguntas a quien sea sobre Michael Jordan, van a saber quién es. El atleta que se convirtió en emblema, en ícono, en una marca.

De él hay muchas historias para contar (¡si hasta jugó un partido con los Looney Tunes!), pero en Air: La Historia Detrás del Logo (2023) eligieron tenerlo como eje y a la vez como un personaje mudo, casi secundario. Y fue la mejor decisión que podrían haber tomado.

La nueva película de Amazon Studios y Warner Bros. nos devuelve a Ben Affleck (The Town, Argo) en la dirección y no solo demuestra que es el rol que mejor le queda, sino que nos regala una historia que logra emocionarnos con lo imposible: un acuerdo comercial por una zapatilla. 

Michael Jordan en el draft de la NBA en 1984, cuando fue elegido en tercer lugar.

El nombre Michael Jordan es suficiente para hacer que cualquiera voltee la cabeza o preste atención a lo que se está diciendo, no importa cuánto se sepa de básquet, se sabe quién es.

Y esto no era algo que se le escapara a Alex Convery cuando pensó en la idea que se convertiría en su primer guion para una película. 

Un verdadero visionario

Corría el año 1984 y el draft de la NBA había marcado quiénes serían las nuevas figuras del básquet. Pero llegaba el momento decisivo para las compañías: tenían que elegir a los atletas de esa lista que serían sus embajadores de marca. 

Ben Affleck como Phil Knight, fundador de Nike.

Nike no venía con una buena racha en el básquet: la empresa había entrado en la bolsa hacía no mucho tiempo y esta división representaba una pérdida para la junta directiva. Como lo veían ellos, las zapatillas de esta línea se usaban solo para jugar y no había suficiente público para esto. 

Sonny Vaccaro (Matt Damon) no lo veía así, y a fuerza de una corazonada y completo desprecio por las órdenes, tomó como tarea lograr que Michael Jordan firmara con ellos. Pero había un solo detalle: en este momento nadie sabía qué tan grande iba a ser, por lo que apostó toda la división basado en puro instinto. 

Matt Damon en el set de la película con el verdadero Sonny Vaccaro, el personaje que interpreta

En la conferencia de prensa internacional, el guionista -nacido en Chicago y criado en los noventa- contó que, si bien la idea de los Bulls estaba impregnada en su cabeza, la inspiración le llegó en cuarentena, cuando como muchos otros, vio The Last Dance (2020) en Netflix.

“Hay un clip de 5 minutos sobre Nike y cómo se crearon las Air Jordan y estaba en un punto de mi carrera en el que intentaba hacer un guion que resaltara”.

Con este disparador, empezó a investigar y llegó a la conclusión de que todo tenía que reducirse a personajes, y cuando se preguntó quiénes podían ser los protagonistas, supo que debían ser Sonny y Deloris Jordan (Viola Davis).

“Encontrarlos fue lo que la elevó a ser más que una película sobre una zapatilla y Michael Jordan”. 

Acá es dónde Air logra emocionar. Porque habiendo podido ir por cualquier rumbo, eligió centrarse en un acuerdo de unas pocas semanas, poner el foco en un experto en básquet con una tarea no muy definida en una de las empresas más importantes del mundo; y la madre de un atleta que aún no había demostrado todo lo que podía llegar a ser. 

Retrato de época

Algo que Affleck logra es trasladar al espectador a otra época y hacer que se sienta al alcance de la mano. Lo hizo con Argo (2012) y ahora en Air lo perfecciona. No es solo una película que transcurre en los ‘80, esta década traspasa la pantalla y se siente en todo momento.

Es un argumento más de la historia, y uno necesario para que los espectadores olviden todo lo que saben de Michael Jordan, porque casi todo eso ocurrió después de 1984. Cada toma, cada escena, cada canción y momento ayuda a construir esto y que se sienta la tensión del riesgo que tomó Vaccaro a la hora de apostar todo el presupuesto que tenía la división en firmar a un novato. 

Pero nada de esto habría sido posible sin la aprobación de Michael Jordan, y para Affleck era fundamental tener el visto bueno. Por esto, antes siquiera de empezar a castear gente, viajó a Florida para sentarse con el mítico 23 de los Chicago Bulls y plantearle la idea.

En la conferencia de prensa contó que fue listo para que le dijera que no quería que se hiciera, porque no tenía ningún motivo para creer que esta superestrella estaría de acuerdo en que él filmara esa parte de su historia.

“Pero lo que encontré fue una persona muy amable”, relató el director y estrella de la película, y agregó que le aclaró que no sería un racconto histórico, sino más bien una especie de fábula, una historia inspiradora. Al decirle esto, le preguntó si había algo que para él fuera fundamental, que necesitaba ser incluído.

“No habló de él, solo habló de otras personas, quería asegurarse de que aquellos que fueron importantes fueran incluidos en la historia”. 

Fue en esta conversación en la que el director encontró en dónde estaba el corazón de la historia: en la madre de uno de los atletas más grandes del mundo. 

Me dijo: ‘No quería ir a Portland, hubiese firmado el contrato de por vida por un Mercedes rojo, mi mamá me convenció de ir a Beaverton’. Y vi cómo hablaba de su mamá y el aprecio y estima que le tenía. Estamos hablando de un hombre intimidante y poderoso, es como estar en el Olimpo. Estás con alguien que es casi una deidad, y así y todo, en este momento vi honor, reverencia, respeto, adoración y amor cuando hablaba de la madre. Y me golpeó, cuando lo escuché me di cuenta de que la historia estaba ahí, y que era hermosa, que era sobre Deloris Jordan y lo que significa para Michael.

Dispuesto a honrar esto y con la certeza de a dónde iría la historia, el cineasta le preguntó al jugador a quién se imaginaba en ese rol. Para Jordan, había una sola opción: Viola Davis.

La Elegida

La actriz alcanzó la categoría de EGOT (ganadora de Emmy, Grammy, Oscar y Tony) este año, por lo que ya de ella siempre se espera una gran interpretación, es algo que está asegurado. Pero la manera en que Viola Davis le da vida a Deloris es emocionante.

“Hay algo realmente grandioso en dedicar la vida a la familia”, le dice su personaje a Sonny en su primer encuentro. Y esto es lo que esa mujer representa, porque sin ella, el acuerdo deportivo más importante jamás hubiese existido. Tal y como le dijo Michael a Ben Affleck, quien -además de dirigir- también interpreta a Phil Knight, el fundador de Nike.

Mesura. Esa es la mejor palara para describir a su personaje, todo en su interpretación es tranquilo, es medido, parece ser una de esas personas que no dice nada a no ser que, lo que tenga que decir, pueda mejorar el silencio. Y así lo describió también la actriz. “Ella es un estudio en neutralidad zen”, bromeó Davis en la conferencia.

Es muy callada y quieta. Me imagino que hasta cuando se enoja es así. Soy una mujer que siempre entra a las cosas de manera explosiva, así que fue un halago pero también un desafío

Pero con toda esta calma, la actriz encontró la manera de recalcar el poder de esta figura, la fuerza que poseía, y por sobre todas las cosas, la certeza que tenía de que su hijo haría cosas grandiosas, inimaginables hasta ese momento.

Al fin y al cabo, esta película es una historia simple, que de hecho, si se la analiza en seco, es un cuento empresarial acerca de lo grandioso de esta marca. Pero no es justo analizarla así, porque la magia del cine está en encontrar las pequeñas partes que hacen a las grandes historias.

Y en Air, Affleck y compañía descubrieron cómo emocionar a la audiencia con la historia de cómo se desarrollaron las Air Jordan, de cómo Michael Jordan firmó un contrato que no solo cambió su vida, sino que sentó un precedente fundamental para cientos de atletas. 

Conocemos el final, sabemos qué va a pasar, y sin embargo en todo momento se siente la tensión. Y esto es gracias a un guion perfecto, a actuaciones fenomenales, y a una dirección que supo cómo aprovechar cada una de las virtudes de todas las personas que trabajaron en esta película.

patear el tablero

Esta es la primera producción de Artist Equity, la productora de Affleck y Damon, que tiene más de una conexión con esta historia. Así lo definió Afflek:

“La película temáticamente es paralela a lo que queríamos hacer (con la productora), de un modo lo que Nike quería hacer era cambiar las reglas un poco, cambiar cómo el proceso se hacía, y fundamentalmente cambiar la manera en que funcionaba la compensación para dar paso a más responsabilidad y ganancia para las personas”. 

Es esto lo que ellos quieren implementar a partir de ahora, y aseguró que son los artistas que están detrás de cámara los que marcan la diferencia “en la calidad, el costo y la experiencia de la película”,  así como los intérpretes, y que tanto la responsabilidad como la compensación deben ser acorde a eso.

Para Affleck, el norte era “agilizar el proceso para que las cosas importantes sean mantenidas”, y deshacerse de cosas más vinculadas a los egos y los motivos por los que el presupuesto puede llegar a desperdiciarse.

“Fue una combinación de años de actuar y ser director y preguntarme si esas cosas realmente son importantes”, sentenció. Sobre esto, Damon también agregó que eran cosas que pensaban desde sus épocas en Good Will Hunting (1997).

Sea cual sea la estrategia, no solo funcionó en cuanto al resultado final: una película emocionante y entretenida (una verdadera “feel good movie”, como la definió Matt Damon), sino que también logró convencer a los actores, que solo tenían palabras de agradecimiento para Affleck y Damon, y recordaban con mucha nostalgia su tiempo en el set.

como en casa

Jason Bateman, que interpreta a Rob Strasser, aseguró que no fue el hecho de que fuera la historia de Jordan lo mejor de la película:

“Es la gente con la que trabajas el mayor atractivo para sumarse al proyecto. Son 12 horas al día, pasas más tiempo en el set que en tu casa, para mi eso fue importante. Me encantó”.

Jason Bateman interpreta a Rob Strasser.

Chris Messina, que encarna a David Falk, representante del basquetbolista -y uno de los mejores gritones que veremos este año-, aseguró que esta película lo complicará en el futuro.

“La parte más difícil de hacer este trabajo es pasar al siguiente, porque (Ben) junta un grupo de gente asombrosa y te malacostumbras”.

Para Chris Tucker, lo más llamativo era cómo Ben Affleck y Matt Damon llevaban el set y que se sentía “como un grupo de amigos jugando”. 

Chris Tucker como Howard White.

Marlon Wayans aparece en una sola escena de la película, la primera que filmaron, pero en un papel fundamental para Michael Jordan, el del entrenador George Raveling. Así y todo, se fue con una clara idea de cómo sería el resultado final:

“Cuando me fui del set sentí que si cada día allí se sentía como el primero, iba a ser una película mágica”. 

Viola Davis y su esposo, Julius Tennon, que también interpreta a su esposo en la pantalla, aseguraron que al día de hoy aún hablaban de su tiempo en la filmación. 

Puede sonar panfletario contar cómo estos millonarios se tiran flores entre sí, pero creo que en el resultado final, se nota que esta película se hizo con amor, que cada persona involucrada dio lo mejor de sí para que sea lo que es. Para que nos emocione un relato del que ya conocemos el final, algo que, dicho al pasar, parece no ser relevante.

Pero así como una zapatilla no es nada hasta que alguien la usa, una historia no existe hasta que alguien decide contarla. 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas Relacionadas

Doctor Who: Empieza una nueva era y así son los primeros episodios

Presentando el folclore de la serie para el nuevo público, esta temporada inicia con misterios y uno de los mejores villanos de su era moderna.

El efecto Bridgerton: ¿Por qué amamos a los hombres de la Regencia?

En los últimos años, la llamada “literatura rosa” se obsesionó con el período histórico popularizado por Jane Austen, enamorando a casi todo el mundo.

The Sympathizer: Puntos de vista que desafían el cuento creado por Hollywood

Park Chan-Wook vuelve a traer a la guerra de Vietnam a la pantalla, deconstruyéndola desde la mirada de un espía de identidad y lealtades divididas.

X-Men ’97 – Episodio 9: El extremismo de los cómics llegó a la pantalla

El segundo acto del final es una explosión de acción y drama que nos lleva a replantearnos los valores con los que crecimos viendo a estos personajes.