La siguiente reseña contiene spoilers de los episodios emitidos hasta la fecha de Ozark (2017-2022).

Se acerca el final de la historia de la familia Byrde, los criminales con más apariencia de buenos vecinos e ilustres ciudadanos que hayamos visto. Aún sin fecha confirmada para la segunda parte de esta cuarta temporada, en estos primeros 7 episodios la intensidad característica de la serie llega a nuevos niveles, convirtiéndola en una adictiva experiencia maratoneable, la especialidad de Netflix.

¿En qué nos quedamos?

Arrancamos exactamente donde habíamos quedado en el final de la tercera temporada, que por si necesitás refrescar la memoria (porque pasaron prácticamente 2 años de su estreno) terminaba así: Helen Pierce (Janet McTeer) fue repentinamente asesinada por Omar Navarro (Felix Solís) en una visita a México, donde fue acompañada por los Byrde, quienes tienen que literalmente sacarse los restos de su abogada de su cabello y ropa. Marty (Jason Bateman) y Wendy (Laura Linney) son ahora los únicos y directos aliados del líder del cartel en suelo americano, y deberán encargarse de una tarea que parece prácticamente imposible, aunque esta es la especialidad de los Byrde: lograr la inmunidad y libertad completa de Navarro con el FBI, para que éste pueda retirarse del negocio y dedicarse a ser un hombre de familia. Comprensible, ¿no?

Navarro no es el único personaje que está pensando en su futuro durante esta temporada: Marty fantasea con volver a tener un trabajo de oficina en Chicago y una vida relativamente normal, Wendy tiene ambiciones de poder cada vez más grandes, y Ruth (Julia Garner) sigue intentando escapar de la maldición Langmore y lograr un futuro mejor lejos de Ozark. Pero, obviamente, nada de esto será tan fácil. Para complicar aún más las cosas, esta temporada nos introduce un nuevo villano, Javi Elizonndro (Alfonso Herrera). El impulsivo e imprudente sobrino de Omar y heredero del cartel, quien hace parecer a su tío como una persona totalmente racional en comparación. Aunque al igual que Omar, este nuevo villano es un personaje bastante unidimensional que vimos en muchos lugares antes, funciona muy bien como elemento impredecible. Cada vez que está presente en alguna escena, no sabés si todos van a salir vivos de ahí. 

Y hacia dónde vamos

Hablando de personajes impredecibles, en esta temporada Darlene (Lisa Emery) vuelve al negocio de la heroína junto con Wyatt (Charlie Tahan) y su reciente aliada Ruth, que -aunque se sienta traicionada por los Byrde por haber asesinado a Ben – no puede alejarse demasiado de ellos. Julia Garner vuelve a lucirse en esta nueva entrega, logrando en su personaje mucha vulnerabilidad, pero a la vez poder e intimidación. En el excelente final de esta primera parte -episodio dirigido por Robin Wright (House of Cards)- Ruth es llevada al límite, vuelve a ser el personaje que más pierde y queda cada vez más sola. Es imposible no sentir empatía por ella, y puede que sea uno de los pocos personajes en esta serie que se merece una redención. Me intriga mucho donde terminará su arco.

Ozark. (L to R) Eric Ladin as Kerry Stone, Julia Garner as Ruth Langmore in episode 404 of Ozark. Cr. Courtesy of Netflix © 2021

Pero si nos referimos a personajes más allá de la redención, obviamente tenemos que hablar de nuestro matrimonio protagonista, Marty y Wendy. Personalmente, siempre encontré más fascinante explorar personajes moralmente cuestionables. Ver a un Walter White, a un Tony Soprano o incluso a un Don Draper es simplemente más interesante. Aunque creo que ni Marty ni Wendy están a la altura de los mejores protagonistas escritos para la televisión, no dejan de tener arcos entretenidos y atractivos de ver. Por mucho que disfrute ver a Jason Bateman hacer cualquier cosa -su sereno y brillante Marty Byrde no es la excepción- creo que la estrella ya desde la temporada anterior, y sobre todo en estos siete episodios, es Wendy.

Después de haber entregado a su hermano al cartel y haber usado este “sacrificio” -así lo llama ella- para ganarse aún más la confianza de Navarro, Wendy se ha convertido en la reina de las manipulaciones y las estrategias. No solo usó a su favor la muerte de Ben (Tom Pelphrey) para acomodarse con su jefe mexicano, sino también para ganarse la simpatía de sus vecinos en Ozark, abriendo centros de rehabilitación para la fundación Byrde, y hasta de la nueva sheriff, después de presentar la denuncia de persona desaparecida entre llantos desconsolados que convencerían a cualquiera. Por momentos, no queda muy claro si Wendy pretende que su hermano no está muerto como mecanismo de defensa, o si de verdad es tan fría y calculadora. De cualquiera de las dos maneras, resulta fascinante, y Laura Linney se apropia por completo de las escenas en las que está. 

También es interesante el lugar cada vez más importante que le dan a Charlotte (Sofía Hublitz) y Jonah (Skylar Gaertner) en la trama, en especial a este último, cuyo conflicto en esta temporada aporta al drama y a la tensión en la mesa familiar de los Byrde. Con un claro talento heredado de su padre, Jonah decide ayudar a Ruth y a Darlene a lavar el dinero de su negocio, lo que obviamente resulta en enfrentamientos con su madre, quien está dispuesta a llegar a extremos para mantener unida a la familia, o al menos a la idea que tiene Wendy de familia unida.

Cuando parecía que los Byrde una vez más habían logrado lo imposible y concretado un trato con el FBI para la inmunidad de Navarro, una movida imprevisible de la Agente Miller (Jessica Frances Dukes) arruina su plan maestro de retirada y complica nuevamente las cosas. Una Ruth con sed de venganza, un Javi imprudente y la familia Byrde al borde de la desesperación es una bomba de tiempo que seguramente explotará en la segunda parte de este final. ¿Podrán Marty y Wendy volver a Chicago y empezar de nuevo? ¿Se merecen realmente una segunda oportunidad o están más allá de la redención? Me inclino más por lo segundo, y tengo muchísimas ganas de ver qué les depara el final.

Ayudanos a seguir creciendo

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con un aporte único o suscripción mensual.

cafecito