Ready, Set, Go!

Videojuegos y adaptaciones: de ser fórmula fatídica a enamorar a los no jugadores

Las adaptaciones de videojuegos a la pantalla tenían pocas chances de gustar a sus fans e interesar a ajenos, pero ahora ese paradigma está cambiando.

por | Abr 4, 2023

Si se piensa en World of Warcraft, Street Fighter, o Mortal Kombat, en lo primero que se piensa es en los videojuegos; sus adaptaciones no están ni entre las primeras diez cosas que se cruzan por la cabeza de nadie, y por una muy buena razón: son horribles.

Durante años, la idea de que un videojuego pudiera adaptarse de manera mínimamente aceptable a otro formato parecía una fantasía, pero por sobre todas las cosas, no le interesaba a nadie que no lo conociera o jugara desde antes.

Para una persona que no se lleva bien con los joystick, que no puede coordinar ni aunque su vida dependiera de eso, y que le es más fácil recordar la letra de 10 discos en otro idioma antes que la combinación de teclas para hacer una ulti; el anuncio de una serie basado en un videojuego parecía algo irrelevante, no entraba en mi lista de producciones más esperadas ni mucho menos. Hasta que llegó Arcane (2021-)

Cambio de paradigma

La producción de Riot Games y el estudio de animación francés Fortiche no fue la primera adaptación exitosa, pero sí creo que fue la primera en desafiar lo que un espectador con cero conocimiento del material de origen podía esperar.

En mi experiencia personal, el League of Legends era el juego que hacía que la gente le gritara de manera muy violenta a la computadora y no mucho más. Pasé muchos años viendo a mis hermanos jugarlo y jamás me despertó nada de interés. 

Cuando los primeros tres episodios de Arcane llegaron a Netflix, no me interesaba en lo más mínimo verlos, porque no me iba a interpelar, no era una narrativa para mí, así como hace mucho tiempo acepté que los videojuegos no lo son. Pero estaba equivocada, y por mucho, porque, cuando finalmente lograron convencerme de darle play, quedé fascinada.

Para mí esta serie supuso un antes y un después en la manera en la que veía a las adaptaciones, pero también en la manera en que podía pensar a los videojuegos, aún cuando no son un formato que conozca. Y esta experiencia fue algo compartido por gran parte de la comunidad de inhabilidosos que con suerte podemos jugar al Tetris

La punta de lanza

Una historia emotiva, personajes con arcos narrativos complejos, una construcción de mundo no solo coherente sino asombrosa. Cada parte de esta animación era atrapante, pero lo que la diferenciaba del resto, era que detrás de ella, estaba Riot Games cuidando la joya de la corona y hasta que el guion no fue perfecto, la empresa no aprobó la producción de la serie de Arcane.

Es acá en donde está la mayor diferencia con los intentos anteriores, todas esas adaptaciones que ayudaron a construir la idea de que las películas y series de videojuegos no son buenas. Acá, los creadores de este mundo no solo seguían de cerca el desarrollo del proyecto, sino que Riot era parte fundamental de este.

Todo el lore que habían creado por años, las historias atadas a cada campeón y cada parte de este mundo eran respetadas, lo que hacía que los jugadores pudieran disfrutar una nueva interpretación de lo que ya conocían, y que los ignotos del LoL pudiéramos sumergirnos de lleno en una historia fascinante.

Todo queda en familia

The Last Of Us fue un fenómeno de PlayStation del que los no jugadores no teníamos mucha idea, al menos no hasta que salió la segunda parte y era de lo único que se hablaba en internet en ese momento. Fue también por esa época que se había confirmado que el juego sería adaptado a una serie. 

Craig Mazin y Neil Druckmann.

Este proyecto se rumoreaba desde 2013, primero como una película, pero cuando PlayStation Productions se acercó a Craig Mazin -responsable de Chernobyl (2019)- con la idea de que adaptara alguno de sus juegos a la pantalla chica, se decepcionó al ver que la historia post apocalíptica no estaba en la lista de opciones. Desde un principio estaba convencido de que la historia de Ellie y Joel podría funcionar, pero sólo en formato episódico. 

Por suerte para él, Neil Druckmann, creador del juego y co presidente de Naughty Dog, coincidía. Y en 2020 se anunció que una adaptación del juego a serie sería producida por HBO, en la que Mazin y Druckmann estarían a cargo.

La confianza que se le tuvo a este proyecto desde un principio fue distinta a la que se le pudo llegar a tener a cualquier otra producción. El hecho de que el creador del juego fuera uno de los showrunners, y que la persona que lo acompañaría era responsable de uno de los mejores dramas que la pantalla chica vio en años, era un punto de partida más que prometedor.

Una comunidad creada por cordyceps

Así y todo, fue una sorpresa cuando, en enero de este año, The Last Of Us, protagonizada por Pedro Pascal y Bella Ramsey, fue recibida con críticas más que positivas, tanto de crítica como de espectadores.

Acá, el fenómeno que se había vivido con Arcane apareció con mucha más fuerza: la conversación entre jugadores y personas que no saben distinguir una PlayStation de una XBox era constante, todos teníamos ese amigo que había jugado las dos partes y se angustiaba antes de cada episodio porque sabía lo que se venía, que estaba fascinado por cómo se había trasladado la historia y ampliado en muchos sentidos para dar otra profundidad a los personajes. 

Pero en esencia, la historia no cambiaba. Si, la historia de Bill y Frank está profundizada y con un final diferente, el año en que inicia el brote es otro, las esporas en la serie no están presentes y gracias a eso podemos ver la cara de los personajes en todo momento.

Pero no dejan de ser detalles, pequeñas modificaciones que ayudan a que pueda ser adaptada a otro formato. La idea que plantea la trama, es la misma que en el juego, y esto supone un cambio en la comprensión de este medio para el público en general.

Mucho más que gritos a la pantalla

Para todos aquellos que nos sentimos ajenos al mundo de los videojuegos, todos los que en algún momento fuimos engañados con el joystick suelto atrás del Family y nos convencimos de que éramos esa tercera Tortuga Ninja, para todos lo que ya aceptamos que esto no es algo para nosotros; la idea de ver series o películas adaptadas de juegos, no es algo que termine de ser atractivo. O al menos no lo era. 

Pero esto cambió, y no solo nos entusiasma la idea y nos fanatizamos con estas producciones, sino que gracias a ellas aprendimos que detrás de esa narrativa que se nos escapa, hay mucho más. Esos personajes que nos emocionaron hasta las lágrimas, esos mundos maravillosos, esas historias que nos atraparon por completo, nacen de los videojuegos, lo único que cambia es la manera en que nos llega. 

Este nuevo auge de adaptaciones no solo es un triunfo para los jugadores y fanáticos, sino que también lo es para nosotros, que desde afuera, podemos apreciar y finalmente reconocer que hay mucho más que una dinámica con la que nosotros no podemos conectar. Hay pasión, hay amor, y hay una necesidad increíble de contar historias, sin importar el formato.

El siguiente nivel

Con tan buenos antecedentes en la pantalla chica, ahora toda producción inspirada en un juego genera expectativas, lo cual le puede jugar en contra los siguientes lanzamientos, que no son pocos. Además, se plantea la duda de si el éxito obtenido por Arcane y The Last Of Us se debe a que fueron traducidos a una serie, lo que le dio el tiempo necesario para profundizar en todos los aspectos de sus personajes.

Pero si Jack Black le presta su voz al villano y Anya Taylor-Joy le da vida a la princesa más secuestrada del mundo de los juegos, un poco de esperanzas tenemos. La nueva adaptación de Mario Bros. probará su suerte en este mundo en el que ya hemos dejado atrás el prejuicio de las adaptaciones, y tenemos fe en que el resultado puede ser bueno.

Eso aún está por verse, pero algo que podría darle una ventaja a esta película es el hecho de que sea animada. Esto no solo les da más libertad a la hora de hacer lo que se les ocurra, sin tener que pensar en lo realista que puede verse, sino que parece ser algo mucho más fiel a lo que se vio durante décadas en los juegos. Aún no podemos determinar si The Super Mario Bros. Movie (2023) entrará en la lista de adaptaciones exitosas, pero es innegable que ahora la vara está mucho más alta.

Notas Relacionadas

SAG Awards 2024: La fiesta del gremio de actores después del triunfo

La 30º entrega de los premios elegidos por los actores fue una fiesta de homenajes y premios muy predecibles que consolidan la carrera a los Oscar.

La Zona de Interés: Un ejercicio repetitivo sobre la banalización del mal

La película del director británico Jonathan Glazer nos presenta una nueva arista del horror Nazi y se perfila como la favorita para llevarse el Oscar a Mejor Película Extranjera.

“Duna: parte 2” de Denis Villeneuve – El imperio contraataca (y el desierto resiste)

La secuela de Dune termina de adaptar el primer libro de la saga, con un despliegue digno de las mejores sagas de fantasía de la historia del cine.

El niño y la garza: Un viaje metafórico por la vida y la mente de Hayao Miyazaki

Visualmente virtuosa y mágica en su relato, el duelo es uno de los temas centrales en la película más autobiográfica del famoso director japonés.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *