Más épica y más oscura, la nueva entrega de esta adaptación vuelve renovada, con todo lo que hizo que la serie se convierta en un éxito mejorado y potenciado, después de dos años de preparación y de escuchar los pedidos de los fans de la saga del Brujo. Con un diseño de producción a la altura de las más populares fantasías medievales, The Witcher (2019-) construye un mundo rico en mitología propia y convierte la pantalla de Netflix en un campo de batalla contra los más terroríficos monstruos, pero también en escenario del crecimiento de sus entrañables personajes, que enfrentan peligros mucho más grandes y misteriosos, mientras viven las aventuras que los llevarán a convertirse en quienes están destinados a ser.

La showrunner Lauren Schmidt Hissrich aseguró que la cronología de la serie será mucho más sencilla a partir de ahora y Netflix recopiló los sucesos de la primera temporada en una línea de tiempo interactiva para tener de guía a la hora de empezar la segunda temporada. Sin embargo, la sencillez narrativa no es el rasgo más distintivo de la serie de Geralt de Rivia, que cada vez complejiza más sus subtramas y las balancea con impresionantes secuencias de acción, encontrando el ritmo ideal entre las intrigas políticas del Continente, las alegorías sociales que introduce esta segunda temporada, las batallas mágicas y sus impresionantes secuencias de acción, sin dejar de lado el romance, la amistad y los vínculos familiares. Todo matizado con espectaculares efectos visuales y la música que se convirtió en una de las características más distintivas de la primera temporada.

Ahora se suman a la historia grandes jugadores en la saga del Brujo, con la llegada de Geralt a su hogar de Kaer Morhen junto a Ciri y las repercusiones de la Batalla de Sodden luego del enfrentamiento entre Cintra y Nilfgaard. Por un lado, Yennefer deberá afrontar una gran pérdida en su vida, mientras nuestro protagonista se reúne con los otros Brujos y recupera sus fuerzas. Entre ellos, el sabio Vesemir (Kim Bodnia), el más viejo y experimentado, quien comparte un vínculo paternal con el resto del clan. Pero antes de llegar a destino, Ciri y Geralt se encuentran con Nivellen (Kristofer Hivju), un viejo amigo del Brujo que fue hechizado. Su arco contiene todos los elementos claves para la esencia de la serie, en una oscura historia autoconclusiva con reminiscencias a los cuentos de hadas más clásicos de Occidente.

Para los fans del género, Kristofer Hivju es popular por haber interpretado a Tormund Matagigantes en Game of Thrones (2011-2019), mientras que Kim Bodnia es más conocido por su papel de Konstantine en Killing Eve (2018-2019). PopCon pudo conversar con los dos actores sobre sus nuevos personajes en The Witcher (2019-) y el trabajo de preparación que llevó cada uno, además del ambiente en el set de filmación (que sufrió varios retrasos por la pandemia) y su relación con Henry Cavill y el material original.

Kristofer, apareces en el primer episodio completamente caracterizado, incluso es difícil reconocerte y tu actuación es genial. ¿Cómo fue trabajar debajo de todo ese maquillaje?

Kristofer Hivju: La esencia de ser un actor es transformarte para ser alguien más, así que para mí fue un gran desafío trabajar dentro de un traje, donde cada movimiento cuenta una parte de una historia. Es parecido a interpretar a Ricardo III, hay que estar extremadamente presente de una manera muy física, darle vida al traje. Fue una nueva experiencia, ¡y fue genial! Y me encantó el personaje, lo amé inmediatamente. Me encantan estos desafíos.

Kim, interpretas al famoso Vesemir, una figura paterna para Geralt y todos los brujos. Pero también es un luchador y tiene escenas de acción. ¿Cómo te preparaste para este papel?

Kim Bodnia: Físicamente se trata de sobrevivir en la naturaleza. Todo gira en torno al conocimiento, tener el control de tus sentidos y tus sentimientos. Especialmente en la parte física, teníamos muy buenos entrenadores todo el tiempo, así que fue increíblemente bueno. Yo siempre entreno en casa, para estar listo mental y físicamente para enfrentar cualquier tipo de situación, así que tenía las bases. ¡La clave es estar listo! Y acá don situaciones donde tenés que involucrar tu oído, tu olfato, tu vista, tu tacto. Cuando sos un Witcher, se trata de eso. 

Henry Cavill es un nerd declarado, ha leído todos los libros y jugado todos los juegos varias veces. ¿Ustedes también se consideran nerds o qué tipo de vínculo tienen con el material original?

Kim Bodnia: ¡Sí, también somos nerds! No podía decepcionar a Henry, interpreta a mi hijo y no podría decepcionar a mi propio hijo. Me encantan los juegos desde el principio, así que fue muy lindo profundizar en todas las habilidades y estudiarlas aún más. También leer las novelas y estudiar de ahí. Y cuando vamos al set, ¡está lleno de nerds! Así que estás sumergido en un mundo lleno de inspiración, incluso nuestra showrunner Lauren y la dirección hacia la que quiere llevar las cosas.

Kristofer Hivju: Es fantástico trabajar con un material del que tenemos tanta información. Y hay tantos fans a la expectativa, tratando de anticiparse a cada movimiento que hacemos porque leyeron los libros, jugaron a los juegos, vieron la película animada y conocen bien el material con el que estamos trabajando. Para ser capaces de estar a ese nivel, tenemos que ser nerds. Es obligatorio, ¡está en el contrato! ¿Sos un nerd? Y tenés que marcar que sí. *risas*

Ayudanos a seguir creciendo

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con un aporte único o suscripción mensual.

cafecito