Leatherface vuelve de la mano de Netflix en una secuela sangrienta, pero que no parece encontrar identidad propia y poco tiene para aportarle a la saga.