Dracarys

«House of the Dragon» y la manifestación simbólica de la magia en la historia

Los dragones en la obra de George R.R.Martin son algo más que bestias formidables. También son símbolos místicos de identidad y poder.

por | Sep 4, 2022

House of the Dragon: Lo que necesitás saber para la vuelta a Westeros

Hay una idea de profunda belleza en toda la mitología de La Casa del Dragón (2022-) de HBO. Es el hecho de que los dragones se relacionan y se vinculan de forma total con cada uno de los integrantes de la familia Targaryen. También, que esa conexión es tan simbólica como para comprender el trayecto de cada miembro familiar a través de la historia central. 

En la saga de George R.R. Martin, las grandes bestias míticas son algo más que animales, representaciones del poder o, en cualquier caso, ideas que reflejan las complicadas relaciones de poder que obsesionan a los miembros de la legendaria conquistadora de Westeros.

En realidad, son el espíritu mismo de la forma en que se manifiesta la personalidad de los Targaryen. Desde las grandes criaturas que llegaron en vuelo rasante desde Valyria, hasta las que nacieron en Westeros, bajo la estricta vigilancia del regente de cabello platino de turno. Los dragones demuestran la capacidad de los Targaryen para emparentarse con la magia, el asombroso y la ferocidad de la magia en el continente. 

En la obra de Martin, lo sobrenatural no es bueno ni malo, sino una expresión punzante y total de la belleza y del tiempo que se antepone a través de las ideas más poderosas. La Casa del Dragón juega con la posibilidad de los dragones como un estrato poderoso acerca de la incertidumbre. Una visión elaborada sobre la identidad y un tipo de influencia misteriosa difícil de describir. Un vuelo a través de parajes insólitos en los que los Targaryen y las legendarias criaturas que les ata a un tipo de poder sin nombre lo son todo. 

Un paisaje renovado para una historia conocida 

La Casa del Dragón se convirtió en un considerable éxito de crítica y público para HBO instantáneamente. Tanto, como para obtener una renovación temprana de una segunda temporada. Pero la nueva serie es algo más que un fenómeno instantáneo. También, es una cuidada reconstrucción del universo de George R.R. Martin desde una óptica distinta. Si Game of Thrones (2011-2019) dedicó tiempo e interés en mostrar la geografía política y social de Westeros, su precuela es más específica. Lo que hace que los célebres Targaryen, clan legendario en la mitología del escritor, sean el punto central del argumento.

De hecho, buena parte del primer y segundo episodio dieron una visión bien construida acerca del esplendor de la familia. La que fuera la casa más poderosa, violenta y cruel del continente, es el punto central de la historia. Una que recorre los años anteriores a la guerra civil que terminó por devastar su dominio e incluso, debilitar su línea de sucesores al Trono de Hierro hasta casi hacerla desaparecer. La Casa del Dragón promete una exploración meticulosa sobre los juegos de poder que permitieron una debacle semejante. En especial, la posibilidad que el resto de los nobles de Westeros pudieran enfrentarse a los Targaryen.

Pero otro de los elementales esenciales de la serie, es, por supuesto, la ya conocida relación de la familia con los dragones. Desde el comienzo, el programa dejó claro que su versión sobre las bestias fantásticas será más extensa de lo que fue en Juego de Tronos. Particularmente, por el vínculo que se establece entre cada miembro de la casa y las formidables criaturas que forman parte de su historia. Hasta ahora, la trama mostró el peso e importancia de los dragones como arma y símbolo de supremacía. Pero, de la misma manera que en el libro “Fuego y sangre” que adapta, es más que probable, que se extienda a un recorrido por la influencia de los dragones en los acontecimientos futuros.

Un dragón para todos los que llevan fuego en las venas

Para los Targaryen, un dragón era algo más que un animal. Era parte fundamental de su vida y una representación del poder que esgrimían. Se trata de una herencia casi tan antigua como el origen de la familia. Según la mitología imaginada por Martin, las criaturas provienen del continente de Essos. Fueron descubiertos por los Valyrios, en el cordón de montañas que rodeaban a la ficticia península de Valyria.

Una vez ocurrida la destrucción del territorio, solo sobrevivieron cinco bestias pertenecientes a los Targaryen. Por entonces, ya estos se había establecido en la Isla de Rocadragón. Fue el poder del fuego lo que permitió la conquista de Westeros. De modo que la relación entre los dragones y la poderosa casa es algo más que un hecho eventual: es también la demostración de su conexión con la supervivencia y capacidad para mantenerse en pie, a pesar de las desgracias.

Cada Targaryen tiene una mítica criatura que le pertenecerá desde su nacimiento, o eso indica el viejo ritual familiar. Como se mostró en el segundo capítulo de la serie, se escoge un huevo de dragón como parte del legado al nuevo miembro. De modo que la gran pregunta es evidente. ¿Cuál dragón pertenece a qué personaje relevante en el argumento del show? Te dejamos una lista pormenorizada de los grandes protagonistas alados de la serie de HBO que veremos en pantalla en los próximos capítulos.

Caraxes (Dragón de Aemon Targaryen y Daemon Targaryen)

Daemon Targaryen es uno de los personajes más importantes de La Casa del Dragón. Hasta ahora, representa los rasgos más oscuros e inquietantes de la familia. Pero con el transcurrir del argumento, también será fundamental en la reclamación de su sobrina Rhaenyra por su derecho al trono.

Como todo miembro de su casa, Daemon posee un dragón. Bautizado como Caraxes, es uno de los más grandes y antiguos del clan. Antes de pertenecer al depuesto heredero, fue la montura de Aemon Targaryen, padre de Rhaenys. Pero al morir este, el enorme animal, llamado Blood Wyrm por el color rojo de sus escamas, fue reclamado por Daemon. Desde entonces, lo consideró parte de su historia y demostración de su ferocidad.

Syrax (Dragón de Rhaenyra Targaryen)

La princesa heredera de Viserys I monta una hembra dragón de escamas doradas y ojos verdes. De hecho, la gran secuencia que presenta al personaje, le muestra a lomos de la bestia en pleno vuelo. Una escena parecida pudo verse en el segundo capítulo. Rhaenyra llegó por sorpresa a Rocadragón para exigir a Daemon que regresara el huevo de dragón que había robado. Otra vez, llega por aire, en la grupa de su formidable montura. El giro de argumento también incluyó una primera gran visión de Caraxes, que custodiaba el castillo fortaleza que alberga a Daemon.

El dragón de la princesa lleva el nombre de una diosa de Valyria. Un detalle que deja claro que el animal jamás perteneció a nadie antes de ser parte de la vida de Rhaenyra.

Meleys (Dragón de Rhaenys Targaryen)

Rhaenys Targaryen, llamada “la reina que nunca fue”, tiene una trágica historia a cuestas. Despojada de su derecho al trono, es la demostración de que Westeros no aceptará una mujer en el Trono de Hierro. Todo lo cual, hace de su relación con su casa familiar complicada y conflictiva. Pero eso no evita que haya heredado el legado principal unido a su apellido.

Su dragón lleva por nombre Meleys y también tiene escamas rojas, como el de Daemon. Es considerado uno de los más grandes y peligrosos, lo que podría traducirse en la influencia sobre el poder de la princesa. Eso, a pesar del hecho que jamás podrá ejercerlo. Curiosamente, el color rojo en las grandes bestias mágicas de Westeros, casi siempre parece señalar una renuncia inevitable para el Targaryen al que pertenece.

Vermithor (dragón del Rey Jaehaerys I y Hugh the Hammer)

El anciano Rey Jaehaerys I apareció apenas en una escena en el primer capítulo de la serie. Pero es probable que su dragón Vermithor sea parte de la trama en adelante y a pesar de la ausencia del regente. Por el particular color de sus escamas, se le llama La Furia de Bronce y fue considerado parte de los dragones más grandes Westeros.

Según los libros de Martin, Vermithor termina por convertirse en la montura del bastardo Hugh the Hammer, a petición del príncipe Jacaerys Velaryon. Todo, durante los eventos que se narran en “Danza de Dragones”, el gran relato de la guerra civil Targaryen.

Sunfyre (Dragón del Rey Aegon II Targaryen)

Como parte del futuro argumento de La Casa del Dragón, Aegon II Targaryen tiene privilegio de tener uno de las criaturas más curiosas de su historia familiar. No solo por sus escamas doradas, sino que además, el fuego que escupe es del mismo color. Lo cual, le convierte en la quinta esencia de la relación entre los Targaryen, la magia y el poder de las míticas bestias que forman parte de su historia.

Es probable que el programa utilice a Sunfyre para explicar la forma en que un dragón puede crecer. Algo, que ya se mencionó de manera vaga y sin profundizar en exceso en Juego de Tronos. Pero que, sin duda, tendrá una importancia considerable en su precuela.

Tessarion (Dragón de Daeron Targaryen, hijo de Viserys I)

El hermano menor del Rey Aegon II Targaryen, está ligado a un dragón — en este caso, dragona — fuera de lo común que se convirtió en leyenda. Conocida como “La Reina Azul” debido a la tonalidad azul cobalto de sus alas, tiene la misma particularidad de la criatura vinculada a su hermano. Sus llamas son de un azul muy notorio, que según los relatos de Martin, sorprenden y aterrorizan a sus enemigos.

Resulta curioso que, además, sea uno de los dragones del libro “Danza de Dragones” que se describe con mayor precisión. Según la novela, las escamas de su vientre y crestas “son tan brillantes como cobre batido”. Lo que convierte a la mítica criatura en un ejemplar espléndido y peculiar de su especie.

Vhagar (Dragón de la reina Visenya Targaryen y Aemond Targaryen)

Fue uno de los tres dragones utilizados para conquistar Westeros, por lo que tal vez, su aparición en la serie sea referencial. Es también, una de las pocas criaturas que ha pasado de generación en generación. Inicialmente, se encontraba ligado a la reina Visenya Targaryen, una de las conquistadoras del continente.

Sus escamas son de color bronce con reflejos tornasolados y tiene ojos verde brillante. Es de una envergadura considerable, incluso para un dragón. Su nombre es temido — y mencionado con frecuencia — como uno de los baluartes del poder Targaryen.

Ayudanos a seguir creciendo

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con un aporte único o suscripción mensual.

Notas Relacionadas

The Bling Ring: la verdadera historia de los robos de Hollywood en Netflix

La obsesión por la fama llevó al grupo de adolescentes a protagonizar un curioso caso de robos en Hollywood. Este nuevo documental lo explora a fondo.

Cobra Kai: Treinta años después, los Karate Kids siguen dando batalla

La nostalgia pochoclera de Cobra Kai es una bocanada de aire fresco en el mundo de las series y su quinta temporada en Netflix lo vuelve a confirmar.

House of the Dragon – Mitad de temporada: ¿Es una digna sucesora?

Después de mucha anticipación y desconfianza, la precuela de la serie emblema de HBO rompió récords de audiencia con su estreno. ¿Es para tanto?

Matt Smith: el Time Lord que llegó dos veces a ser parte de la realeza

Biopics, viajes temporales y sueños rotos. Los inicios del actor de House of the Dragon y una carrera que hizo historia en la televisión británica.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Suscribite a nuestro newsletter!

Dejá tu mail y recibí todas las semanas en tu casilla las últimas notas y novedades

¡Te has suscripto satisfactoriamente!