Mucho más que amigos

Compañeros de viaje: Política, codicia y amor en esta nueva miniserie LGBT+

la nueva miniserie de Paramount+ (en conjunto con Showtime) es aclamanda por la crítica en todo el mundo. Te contamos todo lo que tenes que saber de esta historia

por | Nov 14, 2023

Fellow Travelers, la miniserie que estrenó en Paramount+ para Latinoamérica en simultáneo con su estreno internacional, está basada en la novela homónima de 2007 escrita por Thomas Mallon. La historia sigue el amorío a escondidas de dos hombres en la homofóbica cultura americana de los años cincuenta y tiene como protagonistas a Matt Bomer (White Collar), Jonathan Bailey (Bridgerton) y Jelani Alladin (The Walking Dead).

Esta historia no solo nos promete un romance LGBT que transcurre a lo largo de 40 años en Washington DC, sino que también nos provee de un contexto histórico real que ha sido muy meticulosamente investigado. En palabras de su creador y guionista Ron Nyswaner.

“Tener los datos históricos de manera correcta era importante para nosotros, ya que si vamos a representar una parte clave de la historia de Estados Unidos, no podíamos jugar con eso, no podíamos adivinar. Estamos hablando de la persecución de las personas queer, de la gente de color y de todo el aparato político comunista. No podíamos decir cosas sin saber, además de contar una historia de amor que sigue a una pareja gay por cuatro décadas, también queremos que la gente se lleve conocimiento histórico”.  

Los protagonistas son Hawkins Fuller (Matt Bomer) y Tim Laughlin (Jonathan Bailey), dos empleados de gobierno que -pese a no ser reales- se ven involucrados en la historia real de un estado tumultuoso. Ambos se encuentran en la órbita del senador Joseph McCarthy (interpretado por Chris Bauer) y Roy Cohn (interpretado por Will Brill), quienes estuvieron a cargo del Comité de Actividades Antiestadounidenses, y la gran mayoría de los dramas políticos que vemos suceden alrededor de la persecución que hicieron contra los “Rojos” (comunistas) y la gente homosexual. Otros personajes de la vida real fueron el periodista Simeon Booker (un pionero en la comunidad negra), la Drag Queen Stormé DeLarverie, Bobby Kennedy y más senadores de Estados Unidos.

Hawkins y Tim (bautizado cariñosamente Skippy por Hawk) se conocen en un evento del Senado y desde el primer momento la conexión es innegable. Tenemos a un Tim joven y tímido, temeroso de dar ese salto al descubrimiento sexual por su crianza estrictamente católica. Por otro lado tenemos a Hawk, un hombre que ya sabe el poder que tiene -y que ese lugar de poder político le va a dar lo que él quiera, incluyendo al chico que le gusta. 

Sin embargo, como mencionamos antes, la historia de amor está teñida completamente por la política, la sed de poder, la ignorancia, y mucho más. ¿Encontramos en algún momento situaciones conmovedoras? En sus extensas entrevistas promocionales por todo el mundo, Bomer y Bayley fueron muy claros: el mensaje de la serie es un mensaje de lucha.

La idea es, sin dudas, mostrar un amor tierno y real entre dos hombres que, lamentablemente, no pudo ser lo que querían y merecían. Sin embargo, los protagonistas invitan que veamos la serie con ojo crítico, entendiendo y empatizando con las miles de parejas homosexuales que tuvieron que esconderse y que perdieron la vida en la lucha.

A lo largo de los ocho episodios, vemos con los “jefes” de gobierno ingresaban a las casas de sus empleados, revolvían todos los cajones, preguntaban cosas incómodas, todo para ver si mantenían relaciones con personas del mismo sexo. Por supuesto, esto también hizo que cientos de personas se casen y queden atrapados en matrimonios heterosexuales sin amor para usar como cortina y no solo salvar sus trabajos, sino también sus vidas.

Spoiler Alert

Hawk (Bomer) pese a amar a Skippy durante 40 años hasta su muerte, lo mantiene como un secreto, ya que se casa con una mujer –Lucy– con quien se queda por 30 años y tiene dos hijos. Sin embargo, con el pasar de los episodios, nos enteramos que Lucy también sabía de Tim pero, para mantener apariencias, no dice nada hasta último momento. 

Finalmente, nos enteramos que Tim tiene SIDA y que le queda poco de vida. Este hecho hace reflexionar mucho a Hawk sobre el tipo de vida que llevó, y se queda con Tim en el hospital en sus últimos momentos. Skippy y un grupo de activistas (con la ayuda de Hawk) intervienen en una gala para pedir por derechos para las personas con VIH-SIDA, ya que estaban a punto de derogar una ley que prohibía contratar a personas enfermas y reducir la atención medica que recibían.

Varios de los momentos de la serie fueron inspirados por las experiencias reales de Nyswaner, que declaró:

“Pensé en mi propia vida creciendo en los ´60 y los ´70. Ahora tengo la oportunidad de reflexionar cómo fue mi historia, saliendo del closet cantando Donna Summer, atravesando la crisis del SIDA y sobreviviéndola”. 

Para la creación de Fellow Travelers también se investigó mucho sobre la vida de los senadores McCarthy y Cohn. Pese a que todo lo que se sabía a puertas cerradas (o sea que los dos eran homosexuales y participaron en la persecución y asesinato de gente de la comunidad LGBT) no puede ser estrictamente tomado como hechos, sí se pudieron tomar todos los discursos, fotografías, grabaciones y más.

Sin embargo, lo que realmente atrapa de esta serie -además de los condimentos de thriller político- es la verdad emocional que maneja. No es algo que se encuentra en los libros de historia, sino un sentimiento que para muchos será conocido y para otros tantos, tendrá un sabor familiar.

El escritor y director aclara:

“No estamos diciendo que la vida para la gente queer sea fácil ahora. Si trabajaste en el gobierno de Estados Unidos entre 1950 y 1980, si fuiste investigado, si fuiste despedido de tu trabajo, si dejaron en tu legajo que eras un “pervertido” para que no puedas volver a trabajar, vas a entender un poco más de cerca esta historia. Había mucha gente suicidándose porque habían ido a Washington con la ilusión de ayudar al mundo y al final, arruinaron sus vidas. Me parece importante, muy importante, resaltar que mucha gente tuvo que sufrir y ser muy valiente para que nosotros hoy estemos donde estamos”. 

La serie cierra con una escena muy fuerte y real. cuando Hawk y su hija van a ver el “NAMES Project AIDS Memorial Quilt”. Se trata de un enorme edredón de mosaicos creado para homenajear a las vidas de la gente que murió por causas derivadas del SIDA.

La creación del Edredón Conmemorativo fue concebida en el año 1985 por el activista Cleve Jones durante la celebración anual de la marcha con velas que rememoraba los asesinatos del Supervisor del Ayuntamiento de San Francisco Harvey Milk y el Alcalde George Moscone en noviembre de 1978 (momento historico que también vemos en la serie).

Se estima que el peso de este acolchado es de 54 toneladas y se trata de la mayor pieza de arte comunitario hasta el día de hoy. En esta escena final, vemos varios nombres reales (vemos el pedacito real de Cohn, que dice “Acosador, cobarde, víctima”) y vemos el ficticio de Skippy que dice “Más allá de toda medida, Tim Laughlin”. Al verlo con su hija, Hawk rompe en llanto y admite en voz alta, por primera vez, que no era su amigo. Que Tim fue y es el hombre que amó.

Notas Relacionadas

This Is Me… Now: A Love Story: Jennifer López habla por los últimos románticos

La artista convierte su visión del amor en una biopic atrevida y muy personal. Entre el drama edulcorado y una exploración profunda sobre el éxito.

La Zona de Interés: Un ejercicio repetitivo sobre la banalización del mal

La película del director británico Jonathan Glazer nos presenta una nueva arista del horror Nazi y se perfila como la favorita para llevarse el Oscar a Mejor Película Extranjera.

“Duna: parte 2” de Denis Villeneuve – El imperio contraataca (y el desierto resiste)

La secuela de Dune termina de adaptar el primer libro de la saga, con un despliegue digno de las mejores sagas de fantasía de la historia del cine.

Past Lives: Una historia muy íntima sobre el amor, la identidad y el destino

Más de un año después de su aclamado estreno en el festival de Sundance y con dos nominaciones a los Oscars, llega a los cines argentinos la ópera prima de Celine Song.

Euge Capisce

Si no estoy trabajando en un show de música, me encontrás con un té en la mano maratoneando una serie o leyendo un libro.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *