Un 24 de septiembre de 1993 llegaba a la pantalla de ABC una de las sitcoms más queridas de la historia. Boy Meets World acompañó a toda una generación por 158 episodios durante 7 temporadas hasta su final el 5 de mayo del año 2000. Protagonizada por Ben Savage, Rider Strong, William Daniels, Will Friedle y Danielle Fishel, las aventuras de Cory, Shawn y Topanga junto a las enseñanzas del Sr. Feeny siguen presentes en los corazones de todos los millenials de los ’90 y también en una nueva ola de fanáticos que la conocieron gracias a Disney+. 

En Argentina fue mayormente conocida como Aprendiendo a Vivir y transmitida por muchos años por Disney Channel, canal que también le sirvió de casa durante tres años a su secuela Girl Meets World (2014-2017), El Mundo de Riley en Latinoamérica, protagonizada por Rowan Blanchard, Sabrina Carpenter, Peyton Meyer, August Maturo y Corey Fogelmanis junto a Danielle Fishel y Ben Savage retomando sus roles de Topanga y Cory, con la participación especial de Ryder Strong y el resto del elenco de Boy Meets World (1993-2000) como artistas invitados.

Para festejar sus 28 años, PopCon habló en exclusiva con varios de sus protagonistas: Rider Strong, Danielle Fisher, William Daniels y Will Friedle nos contaron cómo fue crecer con la presión de la fama, cómo recuerdan la serie (junto a varias anécdotas divertidas) y exploran cómo vive hoy en día un ícono de los ’90.

Boy Meeets World marcó a toda una generación que creció con ella, no exagero cuando les digo que me cambió la vida. Además ahora tiene muchos fans nuevos desde su llegada a Disney+. ¿Cómo se siente para ustedes que la serie esté tan vigente cuando ya pasaron casi 30 años? 

Rider Strong: Primero que nada, gracias por tus palabras. Creo que hablo por todos cuando digo que del mismo modo que la serie tocó tantas vidas, también tocó las nuestras y no me refiero a lo laboral. De la misma forma que hoy en día la gente nos cuenta que X momento fue súper importante en sus vidas, que pudieron sentirse identificados con algo que le pasaba a Shawn o a Cory, o que una enseñanza de Feeny les cambió la cabeza… eso pasó con nosotros también. Aprendimos de la misma manera que los fans, y nosotros también crecimos y conocimos el mundo a la par que los personajes. Creo que la serie fue tan exitosa justamente porque lograba tocar temas reales, cosas que los adolescentes sentían de verdad, y podés aprender de ellos y con ellos tanto cuando son pequeños en la escuela, como cuando son más grandes en la universidad. Incluso en Girl Meets World volvés a ver a todos los personajes una vez más y sabés qué fue de su vida adulta. Para mí es muy enorgullecedor saber que hicimos un programa de tv que le hizo bien a tantas personas. Es algo hermoso. ¡Todo ese gel en mi pelo valió la pena! 

Will Friedle: No estoy seguro de que todo ese gel en el pelo de Ryder fuera necesario [risas]. Creo que lo más lindo para mí es que cuando grabamos nos convertimos en familia y hoy, 28 años después, lo seguimos siendo. Vamos a las bodas -¡Rider y Danielle tienen que contar su anécdota del día de bodas!-, vamos a bautismos, somos padrinos y madrinas de los hijos del otro. Realmente tenemos un lazo de por vida. Creo que es ese vínculo el que se mantiene hasta el día de hoy. El público se sintió atraído por un grupo de adolescentes que se amaban como familia y esos valores hasta el día de hoy son igual de importantes. Como mencionaba Rider, creo que lo que hace que Boy Meets World siga vigente es justamente que los adolescente pasan por las mismas emociones hoy y siempre. Siempre que vean el programa van a sentir empatía y se van a ver reflejados en las situaciones que viven los personajes. Las enseñanzas de Feeny no tienen fecha de caducidad. 

Antes de seguir, ¡me veo obligada a preguntar por la anécdota de boda!

Danielle Fisher: [Risas] Ay por Dios, ¡nunca voy a dejar de reírme de esto! Después de casi un año buscando un lugar para casarme con mi ex esposo, finalmente el lugar perfecto y el que más deseaba se liberó. Por supuesto lo reservé al instante. Unos días más tarde llamé a los chicos para contarles y para que se reserven la fecha ¡y resulta que Rider se iba a casar el mismo día! Ninguno de los dos podía mover la fecha. Primero fue un poco angustiante saber que nos íbamos a perder la ceremonia del otro.

RS: ¡Danielle quería que cambie la fecha de la mía! [risas] Finalmente cuando vimos que no podíamos hacer nada, nos dividimos a nuestros amigos. Ben fue a la boda de Danielle y Will vino a la mía, ya que era uno de mis padrinos. Tiempo después nos juntamos a festejar todos juntos entre amigos, tengo un recuerdo muy lindo y muy gracioso de esa noche, celebrando nuestras bodas meses después. 

Will F mencionó antes que las enseñanzas de Feeny son para siempre y estoy totalmente de acuerdo. ¿Cómo fue para ustedes recibirlas y principalmente cómo fue para William Daniels ponerse en la piel de un personaje tan icónico y amado? Quiero agradecerle mucho a William por brindarnos un poco de su tiempo hoy y sumarse a esta charla. 

William Daniels: Gracias a Uds por tenerme en cuenta. Me parece completamente descabellado pensar que todavía estoy dando entrevistas a los 94 años. Es algo muy lindo que me hace bien, me pone muy feliz que todavía quieran hablar conmigo. Puedo hablar horas y horas sobre Feeny, es el personaje que más satisfacciones me dio, que más alegrías me ha dado y que me dejó con todos estos niños que ahora ya son adultos, pero siempre se van a sentir cómo pequeños hijos a los que tengo que cuidar. Creo que sus enseñanzas todavía resuenan porque eran consejos dados desde el más profundo y genuino amor y eran sobre situaciones en las que todos nos podíamos encontrar: la escuela, el primer amor, la familia, el dolor, el abandono, el pasaje a la adultez, la universidad, los cambios en tu cuerpo y en tu cabeza. Todos pasamos por eso y creo que ahí está la razón de su permanencia en el tiempo. Nada me hizo más feliz que trabajar con este grupo de personas.

WF: .Y ahora estamos todos llorando de nuevo, ¡incluso vos! [risas] 

RS: Cuando empezó el programa en el ‘93, William era toda una figura de autoridad para nosotros, nos daba miedo estar con él en el set porque era un hombre importante y nosotros unos tontos niños. Con el paso del tiempo fuimos conociéndolo más y terminó siendo como un padre para nosotros. Lo mismo para en el show: Cory, Shawn, Topanga y Eric comienzan con un cierto miedo -aunque lo desafían constantemente- y con el pasar del tiempo se van encariñando con Feeny hasta que deja de ser un profesor, es parte de su familia. 

DF: Yo todavía me encuentro preguntándome “¿Qué me diría Feeny/William en esta situación?” en momentos de mi vida.

Ahora que pasó tanto tiempo, ¿cómo recuerdan la fama en los comienzos? ¿En qué aspectos fue difícil para Uds crecer siendo estrellas? 

RS: Para mí lo más difícil fue sin dudas la exposición. Creciendo me di cuenta de que soy una persona muy privada y reservada, en el medio de la serie mis gustos cambiaron rotundamente (cosa que se ve reflejada en mi personaje, Shawn comienza a interesarse más por el arte y la poesía al igual que yo) y me resultaba incómodo que Shawn sea esta especie de rompecorazones de los ‘90. ¡No voy a mentirte y decirte que no tuvo sus beneficios! [risas] Pero creciendo me interesaba cada vez menos en los objetos brillantes y más en forjar lazos genuinos. 

WF: De todos modos, nunca nos quejamos de los tickets gratis para el fútbol o básquet o para los recitales [risas]. Vimos tantas veces a NSYNC, ya perdí la cuenta. Creo que nuestro paso por la fama desde niños/jóvenes se vio favorecida por la falta de redes sociales. Hoy es todo diferente, y todos las usamos, pero creo que nos hizo bien a nosotros en particular crecer y hacer la serie sin el miedo a la exposición que te dan las redes. No sé si estábamos preparados mentalmente a los 12 años para tener fotos nuestras por todo Twitter y el hashtag #corpanga y #shawngela. No quiero que se malinterprete, es genial lo que hace internet y las redes hoy en día, pero puede ser peligro sobre todo para gente tan joven.

DF: Creo que para mí personalmente lo más difícil llegó después, o casi al final de la serie. Durante los años de Boy Meets World pude ir a la escuela, pude ir a los bailes de fin de año, ¡muchas veces con Ben como mi cita! Nos gustaba llevar a Cory y Topanga a todas partes [risas]. Tuve novio y amigas como cualquier chica normal, sumado a un trabajo genial, aunque demandante. El equipo en ABC era muy genial y realmente nos cuidaban y se preocupaban porque vivamos la vida lo más “normal” posible. Ya para el final de la serie yo era más grande y la gente dejó de ver a Topanga como la niña de rulos para verla como una joven mujer atractiva. Ese cambio me shockeó un poco y, aunque me gustaba la atención hasta cierto punto, llegó a ponerme incómoda. Sentirte cómoda con tu cuerpo es difícil y es una historia distinta para cada persona. Me enorgullece mucho que Topanga nunca fue una belleza hegemónica y que siempre se mostró real, sin embargo para el final de la serie y después de que haya terminado, recibía mucho “hate” por mi cuerpo, me decían gorda todo el tiempo y eso me afectó mucho. Hasta el día de hoy veo gente en redes diciendo que Topanga es gorda y me emociona hasta las lágrimas ver a todas las chicas adolescentes que la defienden, es hermoso ver a chicas tan educadas en el tema y tan dispuestas a ayudar a otras que tal vez todavía no se sienten tan cómodas en su propio cuerpo. 

Sé que podemos tomar Girl Meets World como una especie de reunión, ya que todos Uds estuvieron ahí, pero hace poco le preguntaron a Ben sobre una posible reunión de todo el elenco de Boy Meets World exclusivamente y dijo que es algo que le gustaría, tal vez hacer una película. ¿Es algo que podríamos llegar a ver en el futuro?

WD: Yo no creo que esté vivo, pero cuentan con mi apoyo [risas]

DF: ¡Ay Will, no digas eso! Para mí sería un placer. Nos amamos mucho y cualquier proyecto juntos es siempre un sí rotundo para mí.

RS: Creo que sería imposible hacerlo sin parte del elenco de Girl Meets World, porque las historias de ambas generaciones ya quedaron entrelazadas para siempre. Sería interesante que la serie vuelva o ver cómo están los personajes ahora en un largometraje. Yo estoy un poco más alejado de la actuación ahora y me dedico mucho más a la dirección y al guion, pero como dijo Danielle, cualquier cosa con este grupo es un sí rotundo, no le podés decir que no a tu familia.


WF: Creo que reunión o no, película o no, Boy Meets World es una serie única que va a vivir por siempre con nosotros y con ustedes. El hecho de que casi 30 años más tarde el público todavía pida ver más de estos personajes es un claro testimonio de lo que este fenómeno logró. Los amamos realmente, son los mejores fans del mundo.

Donaciones

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con unos Cafecitos o bancar nuestro contenido con una suscripción mensual o aporte único.