Nominada al Oscar

“Ellas hablan” de Sarah Polley: Un poderoso discurso que se queda sin oyentes

La adaptación de la novela homónima de Miriam Toews es una heredera tardía de los grandes debates época #MeToo y quizás, ese sea su mayor problema.

por | Mar 9, 2023

A las mujeres de una comunidad menonita sin nombre, atacadas sexualmente por agresores con los que comparten creencia y forma de vida, se les da tres opciones. Callar, denunciar a la ley de los hombres (y exponer el secretismo de sus creencias y estilo de vida) o permitir que la congregación haga justicia. Lo que implica que los acusados serán señalados como culpables, llevarán la carga de sus “pecados”, pero podrán volver a la rutina de sus vidas e integrarse de nuevo a sus actividades corrientes. 

En medio de la dolorosa sorpresa de una propuesta semejante, las víctimas deben debatir para encontrar una respuesta. Lo que es aún más duro, para profundizar en cómo desean comprender — asumir y sostener — la carga dolorosa de una vida que les condenará al ostracismo — podrían ser expulsadas de denunciar — o a convivir con los hombres que les agredieron.

Al final, cualquiera sea la dirección que escojan transitar, supone un castigo, nuevas heridas sobre las que ya soportan. Un sufrimiento que se extiende en todas direcciones como una onda expansiva de vergüenza y angustia moral. 

Pero por extraño que parezca, el largometraje Ellas hablan (2022) dirigido por Sarah Polley, se ha convertido en una curiosidad menor en medio del panorama cinematográfico actual. A pesar de su potencia, de la brillante sutileza en cómo traduce el horror de agresión brutal, la obra apenas ha recibido atención pública.

¿Puede una película ser necesaria, pero llegar en el momento incorrecto? La pregunta gravita sobre la magnífica cinta durante la mayor parte de su metraje. Basada en el espeluznante caso real de las violaciones masivas en la comunidad menonita de Manitoba (Bolivia), es un caso atípico de un discurso cinematográfico poderoso, que no encuentra su lugar en el cual hacerse eco.

No obstante de su nominación al Oscar 2023 como mejor película y de contar con un elenco extraordinario de actrices, el film pasó desapercibido en la mayoría de las grandes listas de premiaciones. Tampoco tuvieron resonancia en la gran conversación virtual, los cruciales temas que explora. Lo que resulta más preocupante, todos sus poderosos argumentos parecen deshacerse en cierto anacronismo que la hace una heredera a deshora de la época #MeToo. ¿Es posible que la cultura pop ejerza presión sobre la necesidad de profundizar en tópicos de considerable interés? 

blank

Desde el consentimiento hasta la revictimización que rodea a la violación, Ellas hablan pondera con cuidado, inteligencia y sensibilidad, todo tipo de posturas sobre el abuso sexual. Lo hace, además, desde la concepción de un punto de vista privilegiado. La de las mujeres que atraviesan una situación impensable y luchan, contra el silencio de un patriarcado acérrimo basado en la religión.

A pesar de ser la adaptación de un suceso real que conmocionó por su crudeza, sorprende la forma en que el film de Polley relata con cuidado los pormenores. Jamás recurre a lo morboso, la pornografía de los hechos violentos tan común en argumentos semejantes. En lugar de eso, apuesta por una puesta en escena casi teatral, en las que las víctimas que atravesaron una situación impensable, debaten sus opciones. 

Una voz solitaria en medio de una multitud 

La premisa de Ellas hablan no es sencilla. Pero también, es necesaria. No obstante, lo que resulta más duro de admitir, es que se trata del resumen de años de debates públicos acerca de la violencia sexual y cómo la cultura puede analizar sus consecuencias. Construida como un alegato, el film es un compendio de miradas acerca de lo destructivo del silencio, del señalar a las víctimas como culpables del delito que padecieron. 

blank

Al final, también es una llamada de atención sobre la necesidad de comprender que el abuso es mucho más que un crimen. Es un tipo de destrucción moral que lleva esfuerzos profundizar en toda su terrorífica amplitud y mucho más, a través de una historia fílmica que evita el sensacionalismo. La directora toma el suceso real y lo lleva al plano de lo íntimo, a la percepción sobre el horror que se lleva en silencio y desde la privacidad. Con cierto aire a un escenario teatral, la película confronta a sus protagonistas a un punto en común. Todas sufrirán, antes o después, por las decisiones que tomen. 

¿Cómo afrontar años de un castigo inmerecido? Uno de los elementos más escalofriantes del argumento, es su honestidad brutal. Ellas hablan retrata a cada víctima con una precisión casi dolorosa. Desde la angustia desesperada de Salome (Claire Foy) hasta el miedo silencioso de Mariche Loewen (Jessie Buckley). El guion recorre todos los lugares oscuros de la acusación y de lo que vendrá después.

De la promesa de justicia tramposa, de la amenaza de venganza sutil, de la sensación perenne que cada mujer que fue abusada, debe asumir una responsabilidad que no entiende del todo. “¿Cómo puedo disculparme solo por ser joven?” solloza Ona (Rooney Mara), mientras muestra las marcas de años de abuso que apenas recuerda. “¿Cómo puedo no sentir miedo de todos los hombres que me rodean?”

blank

Es una de las tantas líneas, tomadas directamente del libro del cual procede, lo que hace más duro el tránsito de la película por espacios oscuros sobre la violencia. Miriam Toews tuvo acceso no solo a los expedientes policiales de las víctimas reales, sino también, pudo conversar con algunas. Las que, al final, abandonaron la comunidad de Manitoba y tuvieron que rehacer su vida, alejada de sus familias, expatriadas en un tipo de aislamiento tan brutal como la agresión física. Violadas luego de ser drogadas por vecinos y conocidos por más de una década, las mujeres de Manitoba que se atrevieron a exigir justicia legal, fueron expulsadas de por vida de la congregación.

“Hay días en que creo debí guardar silencio y agradecer, seguir viva” dice una de las mujeres en la habitación en que deben decidir su futuro. Es una de las frases más duras del libro de Toews, que, en el film, tiene un peso doloroso. El eco de su voz se pierde entre el golpeteó del viento contra las maderas y el techo de paja. “No hay respuestas contra el dolor”. 

La película que desapareció bajo el peso de años de debates

Quizás, lo más inquietante en Ellas hablan sea justamente su valor y la poca relevancia que obtuvo su denuncia. Que la conversación entre murmullos entre sus personajes, solo refleje los sucesos que vivieron más de un centenar de mujeres, que debieron callar y tratar de olvidar. ¿Ocurre lo mismo con la película? Este testimonio poderoso, bien construido, elegante y firme, no parece encontrar a sus oyentes, al público que necesita debatirla. 

¿Puede ser una película ser pertinente, pero enfrentarse a la indiferencia cultural? Ellas hablan es una obra que, quizás, encuentre su lugar con el transcurrir del tiempo. Cuando las discusiones que promueven, dejen de ser parte de un debate político y de intereses sociales contradictorios. Por ahora, su sobrio poder parece destinado al mismo ostracismo con el que se amenaza a las víctimas que retrata. Un punto escalofriante que equipara la contundencia de su mensaje, al espacio vacío que ocupa, casi sin poder evitarlo. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas Relacionadas

blank
Hacks – Temporada 3: nuestras comediantes favoritas vuelven mejor que nunca

Después de casi dos años, Deborah y Ava regresan con nuevos desafíos y con la misma química de siempre

blank
Observados: Llega al cine el thriller sobrenatural de Ishana Night Shyamalan

El debut de la hija del director de Sexto Sentido destaca por sus climas y el mito que construye, en un escenario voyeurístico con un talentoso elenco.

blank
The Acolyte: La serie de Star Wars debuta con dos episodios muy sólidos

La nueva historia de la franquicia galáctica en Disney+ está ambientada 100 años antes de la Saga Skywalker y dirigida por la creadora de Muñeca Rusa.

blank
“Inmaculada” vs. “La primera profecía”: Las dos caras del terror religioso

En pleno debate mundial sobre los derechos reproductivos, dos películas convierten el cuerpo de la mujer en terreno — a la vez — sagrado y sacrílego.