Cuando la nieve cae

La balada de pájaros cantores y serpientes: El origen de un villano muy carismático

La precuela de la saga llega en un momento político muy complicado y su premisa de un cruel sistema de control sanguinario parece más pertinente ahora.

por | Nov 16, 2023

La saga Los juegos del hambre siempre tuvo una premisa siniestra. La de un espectáculo multitudinario, destinado a convertirse en una forma de entretenimiento y control para un pueblo subyugado. La popular frase “pan y circo” tomó en la trilogía literaria -y luego en la serie de películas que los adaptó- un nuevo sentido. No solo se trataba de una visión del futuro pesimista, en la que la vida del ser humano tenía el costo de una publicidad paga televisiva. También, el uso de la propaganda total, como parte de una retorcida visión acerca del bien y el mal, convertidos en moneda común en medio de un cálculo temible sobre la integridad del individuo. 

Todo eso, usando a jóvenes como carne de cañón. Uno de los elementos que más sorprendió de la historia imaginada por Suzanne Collins, fue que los protagonistas no eran curtidos militares o un grupo selecto de combatientes. Se trataban de jóvenes, algunos tan pequeños como para provocar malestar, cuando la cámara enfocaba su rostro infantil a punto de ser golpeado o, en el peor de los casos, desfigurado a mano limpia. 

La saga protagonizada por Jennifer Lawrence se convirtió en un recorrido a través del miedo contra el poder total, capaz de manipular en todas las formas posibles. Pero también, un eco de la vieja escuela de pensamiento griega, que ofrecía a sus adolescentes en sacrificios a diversas deidades y batallas. Solo que, en este caso, la pira pagana era la satisfacción de una urbe banal y superficial, protegida en una cápsula cultura de la pobreza de un mundo moribundo. Nadie podía decir que la tetralogía fílmica fuera optimista ni que quisiera serlo. 

Los juegos del hambre: Balada de pájaros cantores y serpientes (2023) tampoco lo es. De hecho, uno de sus grandes atributos es ser mucho más maliciosa y mejor enfocada en el mal ambiguo que sus predecesoras. Despojada de la moraleja entre líneas que sugería que todo mal está destinado a ser vencido, en esta ocasión, la película está más interesada en explorar en el origen de la violencia. De Panem y también del presidente Coriolanus Snow (Donald Sutherland en las cintas anteriores, Tom Blyth en la actual). 

El reloj corre hacia atrás

Ambientada sesenta y cuatro años antes del triunfo de Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence), contra el capítulo, el astuto guion es una reflexión acerca de la violencia asimilada por la cultura. Con cierto parecido con la serie El cuento de la criada basada en la obra del mismo nombre de Margaret Atwood, la cinta relata la década inmediata a la revolución que destruyó — u ocultó — el Distrito 13 y esclavizó al resto. La transición es dura, brutal y el director Francis Lawrence logra captar la idea de la resignación. En Panem — más pequeña y menos sofisticada que su versión futurista — todos saben que la guerra engendró un control absoluto.

Las cámaras observan a todos desde las calles, los guardias custodian con cuidado en cualquier parte. Pero es la violencia de los — por entonces — recién decretados Juegos del Hambre, lo que brinda un sistema de valores que es mucho más crudo ahora que en su primera aparición en la pantalla grande.

Hay algo definitivamente letal en la paranoia institucionalizada, convertida en parte del ambiente del político y social. A pesar de ser una película juvenil, Los Juegos del Hambre: Balada de pájaros cantores y serpientes — en apariencia lo es — , la cinta tiene una considerable carga de menosprecio al control totalitario y al terror que se esconde en una sociedad organizada para prosperar bajo un puño de hierro.

La atmósfera, más irrespirable y claustrofóbica que los largometrajes que le precedieron, sorprende por volverse, poco a poco, una trampa voraz. Si antes Panem era la alegoría de un estado corrupto a punto de caer, aquí vive sus primeros años. Los más enrevesados y los que aseguran la permanencia de la cúpula sectaria y brutal que gobierna desde el capítulo.

El guion cuenta todo desde la óptica de Snow, por entonces un cadete que debe obedecer, mucho menos pernicioso y cruel de su versión anciana. Pero es justamente la comparación, lo que permite comprender el peso de esta cinta, que no está destinada quizás a convertirse en la más exitosa de la saga icónica, sino en la más peculiar. En esta sociedad en la que todos aceptan que un grupo de niños deben morir para mantener el orden, la celebridad momentánea y la información tergiversada lo es todo. 

Lo que hace a la cinta más pertinente. El paralelo entre la obsesiva mirada colectiva actual sobre las informaciones de actos de guerra despiadados y sangrientos, sin que eso incluya un juicio moral, es muy parecido a la avidez de los espectadores del capítulo. Tanto, como para que este Panem recién nacido, tenga una singular y escalofriante semejante con el submundo de las redes sociales actuales, llenas de odio, adoración y olvido instantáneo. Panem, es un centro neurálgico de una sociedad vanidosa, controlada por sus deseos y a los que la muerte les importa poco, mientras sea atractiva. 

Y atractiva resulta la heroína trágica de esta historia. Lucy Gray (Rachel Zegler), que brilla con luz propia y recuerda que un futuro no muy lejano, habrá una líder que arrasará por completo con el Capitolio y sus excesos. Pero, por ahora, ella es solo el anuncio, la posibilidad de la rebeldía. La película utiliza con cuidado sus recursos para crear una connotación ferviente y dura acerca de lo que se necesita para ser un héroe. Si Katniss fue una más cercana a un ideal, convertida en el mítico Sinsajo, Lucy lucha por la posibilidad simple de conservarse humana y sensible en un mundo despiadada. A la distancia de décadas, una y otra se completan, se sostienen y se analizan como elementos de un mismo espectro sobre el valor. 

Pero la película, más que sus personajes, es el mensaje al trasfondo. ¿Qué espera al futuro cuando la fama se convierta en un entretenimiento reflejo del éxito por encima del valor de la vida? Al final, Los Juegos del Hambre: Balada de pájaros cantores y serpientes puede parecer muy sermoneadora, más adulta de lo que podría suponerse y más siniestra en este subtexto. Sin embargo, quizás se trate que la película llegó en el momento que la distopía pendula sobre la cabeza del mundo. Una audiencia cautiva esperando ver morir a héroes y villanos imaginarios. Solo que, al final, todos son personas. A pesar de la evidencia en contrario.

Notas Relacionadas

This Is Me… Now: A Love Story: Jennifer López habla por los últimos románticos

La artista convierte su visión del amor en una biopic atrevida y muy personal. Entre el drama edulcorado y una exploración profunda sobre el éxito.

SAG Awards 2024: La fiesta del gremio de actores después del triunfo

La 30º entrega de los premios elegidos por los actores fue una fiesta de homenajes y premios muy predecibles que consolidan la carrera a los Oscar.

La Zona de Interés: Un ejercicio repetitivo sobre la banalización del mal

La película del director británico Jonathan Glazer nos presenta una nueva arista del horror Nazi y se perfila como la favorita para llevarse el Oscar a Mejor Película Extranjera.

“Duna: parte 2” de Denis Villeneuve – El imperio contraataca (y el desierto resiste)

La secuela de Dune termina de adaptar el primer libro de la saga, con un despliegue digno de las mejores sagas de fantasía de la historia del cine.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *