Superclásico

X-Men ’97 – Episodio 9: El extremismo de los cómics llegó a la pantalla

El segundo acto del final es una explosión de acción y drama que nos lleva a replantearnos los valores con los que crecimos viendo a estos personajes.

por | May 9, 2024

Una de las señales de que X-Men ‘97 (2024-) tiene un guion excelente es el hecho de que, si bien cada episodio ha tenido un final impactante, no ha abusado de cliffhangers extremadamente violentos que dejen al espectador completamente descolocado o confundido sobre lo que va a pasar. Hasta ahora solo habían avanzado la historia a otro nivel, o hecho revelaciones importantes que abrían nuevos arcos en la trama o cerraban arcos ya existentes.

El noveno episodio de esta temporada, como buena segunda parte de una trilogía, llevó al extremo el enfoque oscuro que viene atravesando progresivamente con cada episodio, culminando con lo que parece ser la muerte de uno (o quizá dos) de los personajes más emblemáticos del equipo de mutantes.  

El episodio anterior había regresado a los X-Men a la base de su mito fundacional: dos perspectivas contrapuestas sobre la tolerancia hacia los mutantes, encarnadas en la figura de Xavier y la de Magneto, ahora con un escenario absolutamente hostil y un mundo en ruinas a causa de la guerra por la subsistencia.

Este regreso se enfatiza en el hecho de que todos los mutantes están usando los trajes originales de los cómics. Esa decisión que parece menor, e incluso se pone en evidencia en un chiste entre Cíclope y Cable -que vimos en el tráiler del episodio-, en realidad lo que hace es subrayar el hecho de que los mismos personajes que aprendimos a amar en sus versiones más inocentonas ahora están atravesando momentos extremos.

El episodio empieza con un escenario apocalíptico, con el mundo sometido a un apagón causado por Magneto, que ha invertido el polo magnético de la tierra para desactivar a los Centinelas Prime y para evitar que Bastion ejecute sus poderes para manipular las máquinas, pero al mismo tiempo ha causado una enorme crisis mundial. Llegó el giro que se veía venir, cuando los mutantes deberán obedecer su naturaleza superheroica y elegir volver a ponerse del lado de Xavier y en contra de Magneto.  

En la serie original que toda una generación vio en su infancia, esta decisión era una resolución lógica. Antes estaba bien definido el bando de los buenos en contra de los malos, y nuestros cerebros infantiles los identificaban sin problemas. Pero en esta nueva serie deja una sensación agridulce. Después de toda una temporada poniéndonos en la postura de que Magneto tiene razón, la posición que toman la mayoría de los personajes resulta hasta injusta.

Este efecto, que es claramente deseado desde el guion, remueve los cimientos del género de superhéroes de una manera incluso más efectiva que historias deliberadamente disruptivas y rebeldes, como The Boys (2019-) o Invencible (2021-). X-Men-97 nos hace cuestionarnos las nociones fundamentales entre el bien y el mal, y nos pone en la situación incómoda de replantearnos los valores con los que crecimos.

Si bien la mayor parte de los mutantes se fueron con Xavier; Rogue y Roberto (dos de los personajes más afectados por los acontecimientos de los episodios pasados) se pasan al lado de Magneto. Rogue deja al grupo original de los X-Men la campera de Gambito que venía usando desde un primer momento del episodio y cambia su traje por el primero que usó en los cómics originales. Mientras, Roberto abraza por primera vez sus poderes, demostrando finalmente salir del closet mutante.  

Los X-Men “buenos” se dividen en dos grupos, que a su vez remiten a las dos formaciones legendarias de los cómics de los años noventa, con equipos casi idénticos a los conocidos por los lectores, usando a los personajes que quedan disponibles. Cíclope lidera el grupo azul, junto a Wolverine, Bestia y Júbilo, dejando afuera a Gambito, ya muerto, y a Rogue, que se ha cambiado de bando. Tormenta lidera el equipo dorado, integrado por héroes más experimentados, en este caso Jean Grey y Cable.

Así se dan dos grandes enfrentamientos en paralelo: el equipo dorado contra Siniestro y el equipo azul contra Magneto. Las dos batallas finales son absolutamente dolorosas. La batalla contra Siniestro es desgarradora porque el villano se apodera de Cable, rompiendo el vínculo familiar que se había construido en el episodio anterior. Ante la desesperación, Jean hace un llamado psíquico a Cíclope, preparando el terreno para la batalla final.  

Mientras tanto, en el Asteroide M -un espacio que ya había aparecido en la serie original y era una especie de ensayo del concepto de Genosha como nación mutante- el grupo azul se enfrenta a Magneto. Acá el dolor es aún más intenso, al ver divididos a personajes que han permanecido juntos en momentos muy difíciles para los mutantes. La intervención de Cíclope impide que Xavier controle la mente de Magneto para revertir el campo magnético de la Tierra nuevamente.

Esto deriva en el final que nos muestra un escenario confuso, en el que los dos parecen morir de manera extremadamente violenta: Magneto es atravesado por las garras de Wolverine y al mismo tiempo el esqueleto de adamantio es despegado de su cuerpo. Ese trágico final, al igual que toda la ambientación de la batalla y la secuencia completa, es una referencia al arco Atracciones fatales, un crossover que salió principios de los noventa para conmemorar el trigésimo aniversario de la revista de los mutantes, con guion del argentino Fabian Nicieza.

Que hayan tomado esa historia es también otra muestra de que el guionista Anthony Sellitti está echando mano de la mejor faceta del extremismo del cómic noventoso para marcar bien el cambio de tono de la historia. Así, esta serie no es solo un viaje hacia la oscuridad de los mutantes, sino también un paseo por la historia de los cómics. Por eso, no es poco probable que la siguiente temporada siga explorando en famosos arcos de principios del siglo XXI, como La Casa de M. 

X-Men’97 combinó con maestría diferentes estructuras de guion, de un modo totalmente natural. Sus primeros tres capítulos abrieron y desarrollaron varias de sus historias principales en paralelo. El cuarto fue un descanso necesario. El quinto fue el episodio central, que marcó un hito narrativo que sería el núcleo que une todo lo que surgió antes y después, dejando el séptimo como un puente para la trilogía de episodios finales.  

Este episodio noveno fue el equivalente al segundo acto de una película, y acabó con un momento climático digno. El épico final que estábamos esperando desde hace meses está a solo una semana de distancia. Aunque se diera el escenario casi imposible de que el final no estuviera a la altura, X-Men ‘97 tiene acumuladas credenciales suficientes para consolidarse como una de las mejores adaptaciones de cómics de superhéroes hasta la fecha, plasmando el lado más oscuro de los cómics sin perder la esencia original de este universo animado.  

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas Relacionadas

Observados: Llega al cine el thriller sobrenatural de Ishana Night Shyamalan

El debut de la hija del director de Sexto Sentido destaca por sus climas y el mito que construye, en un escenario voyeurístico con un talentoso elenco.

The Acolyte: La serie de Star Wars debuta con dos episodios muy sólidos

La nueva historia de la franquicia galáctica en Disney+ está ambientada 100 años antes de la Saga Skywalker y dirigida por la creadora de Muñeca Rusa.

“Inmaculada” vs. “La primera profecía”: Las dos caras del terror religioso

En pleno debate mundial sobre los derechos reproductivos, dos películas convierten el cuerpo de la mujer en terreno — a la vez — sagrado y sacrílego.

Doctor Who – Mitad de temporada: Dando un giro hacia historias más oscuras

Probando que es más que una serie para toda la familia, los últimos episodios se destacaron al ser relatos más dramáticos con un toque de terror.

Paul Noguerol

Paul Noguerol es un escritor, guionista e investigador de Mendoza, Argentina. Actualmente vive en Estados Unidos, país donde nació, y está haciendo un Ph.D. en estudios hispánicos para la universidad de Connecticut, donde estudia las expresiones Queer en historietas de lengua española. Sus especialidades son el cómic y la ciencia ficción. Fue creador y miembro del colectivo de divulgación de estudios sobre la cultura pop Los Nerds Heredarán la tierra, y condujo el podcast del mismo nombre y el programa de TV "Los nerds heredarán la biblioteca", de Señal U, sobre literatura y cultura pop. También organizó en Mendoza dos ediciones del encuentro de ciencia ficción "Pórtico", originario de la ciudad de La Plata. Ha escrito para medios como Ouroboros, Revista Sonámbula, Jarilla Geek, y Elmeme.me, entre otros. Su trabajo como escritor de ficción está editado en dos antologías de cuentos, "Paisajes Perturbadores" (2018) y "Omelas" (2019). Actualmente es columnista de la sección "Pensé que se trataba de cuadritos" en el programa de radio por Twitch "Mandanga". Además, conduce y produje el podcast "La guía Falopa del espacio tiempo", dedicado exclusivamente al análisis de ficciones sobre viajes en el tiempo.