Gen V

The Boys: Rebeldía que no alcanzó y un nuevo spin-off que quiere recuperarla

La serie supo transformar el género y atraer a amantes y detractores por igual, pero la magia quedó en el camino. Una nueva generación puede salvarla.

por | Sep 28, 2023

The Boys: Rebeldía que no alcanzó y un nuevo spin-off que quiere recuperarla

Los superhéroes son la representación de lo que querríamos ser, de lo que podemos llegar a aspirar, la fantasía de poder solucionar los problemas que nos rodean con habilidades únicas e inigualables ¿Quién no pensó alguna vez en qué poder quisiera tener? ¿El traje sería con o sin capa? Sea cuál sea la pregunta que se nos cruce por la cabeza, hay algo muy claro: los superhéroes son los buenos. Para Garth Ennis y Darick Robertson sin embargo, eso no era tan evidente. Así nació The Boys.

Renacer desde el hartazgo

Si pensamos que en las películas ya estamos cansados de los superhéroes y que se siente como un género cada vez más repetitivo y vacío de sentido, qué queda para el mundo de las historietas, en donde las dos casas editoriales más importantes centran toda su propiedad intelectual en este tipo de personajes. 

Esto es lo que sentía Garthe Ennis, que desde siempre prefirió trabajar con personajes más bajados a tierra dentro de los universos de Marvel y DC. El autor entró en las historietas de superhéroes cuando era adolescente. Para él, este era el motivo por el cuál no pudo conectar con ellas y las sentía ridículas. Pero no por esto menos inspiradoras, aunque no en el sentido tradicional.

Su paso por Punisher, Nick Fury y Hellblazer son prueba de esto. Utilizar personajes más reales para reírse de los arquetipos y tropos creados por el género se convirtieron en su marca insignia, algo que terminó de concretarse en 2006 con el lanzamiento The Boys.

La premisa es simple: ¿Qué pasaría si los superhéroes no fueran los buenos, y aquellos que tratan de derrotarlos no fueran los malos? El cómic no solo se convirtió en una crítica y sátira de las historias tradicionales, sino también una clara crítica social al sistema corporativista y capitalista. Esta idea fue plasmada casi a la perfección en la adaptación a la pantalla en la serie de Amazon Prime. Al menos ese fue el caso durante las dos primeras temporadas de The Boys.

Y cuando todo el mundo sea Súper… Nadie lo será.

Palabras de Syndrome, que un poco retoma lo que Dash dice más temprano en la película, pero con un punto de vista más siniestro ¿Acaso acabo de citar Los Increíbles? Si, por supuesto que sí, es la mejor película de superhéroes que se hizo y no hay un solo argumento que pueda sostener lo contrario. 

¿Qué tiene que ver esto con The Boys, te preguntarás? Bueno, mucho, porque Syndrome es similar en muchos aspectos a los superhéroes de la serie. Fabricado a fuerza de gadgets y campañas publicitarias de un millonario.

Pero la diferencia es que, mientras en el universo de Pixar la vara moral está en otro lado y la gente no tarda en darse cuenta de que él es el villano; en la serie las cosas transcurren en nuestro mundo, o al menos un análogo con los mismos principios.

¿Qué pasa si insertamos a personas con superpoderes que responden a una empresa privada en nuestra realidad? Lo que pasa en la serie: van a ser los malos. Esto puede sentirse cínico, y de alguna manera lo es. El personaje de Karl Urban, William “Billy” Butcher es una persona que cree que no hay bondad en nadie, que todo el mundo se mueve por su propio interés y que no hay nadie que merezca ser salvado de los “Sups”, como los llama.

Pero mientras él está de un lado, su contrapartida es Hughie (Jack Quaid), un pibe que perdió a su novia por un súper y que, si bien quiere venganza, de a poco empieza a entender que no todo es blanco y negro, y que quizás ya no es tan fácil trazar una línea entre los buenos y los malos.

Del lado de “The Seven” (la versión de la Liga de la Justicia de este universo) tenemos a Homelander (Anthony Starr), su especie de híbrido del Capitán América y Superman, que es un verdadero psicópata con mommy y daddy issues que genuinamente se cree superior al resto de la humanidad y está dispuesto a asesinar a quien sea, sin importar qué relación lo una a ellos.

Pero también está Annie (Erin Moriarty), Starlight, la nueva integrante del grupo. Le hicieron de todo cuando se unió, bien al estilo reality, porque acá todo es un negocio. Pero así y todo, ella sigue convencida de que hay una manera de ayudar a la gente, de que esos poderes pueden ayudar a alguien, no solo a una corporación que tiene servicio de streaming, mensajería y varios negocios más. 

Si, la serie es cínica, porque abraza el vacío moral que supone el poder absoluto; pero también es optimista en el sentido de que logra que los espectadores piensen en estas cosas, y realmente se planteen los grises.

Al menos, este fue el caso en las primeras dos temporadas. Cuando parecía que el dueño de la empresa de mensajería y streaming dirigida por un CEO con cierta similitud con un famoso villano de las viñetas, no le había prestado mucha atención a lo que la serie tenía para decir entre líneas.

Ahora el malo está en otro lado

La tercera temporada no solo trajo a Jensen Ackles como Soldier Boy, un gran antagonista, sino que también marcó que la verdadera villana a partir de ahora sería Victoria Neuman (Claudia Doumit), una congresista de Estados Unidos. Ahora el villano no era el CEO de una compañía, ni el capitalismo, ni la manera en la que como sociedad convertimos a cualquier inestable que habla fuerte en una persona con poder absoluto. No, ahora el malo era el gobierno. 

Entre la segunda y la tercera temporada de The Boys se vio un fuerte cambio en la visión de mundo de la serie, en lo que se tenía para decir sobre nosotros. Porque -por más distinto que sea todo entre la realidad y la ficción- toda ficción tiene algo para decir sobre la realidad. Acá, la bajada empezó a ser otra y esto no solo supone una contradicción moral, si se quiere, dentro del universo que se nos había planteado desde el principio; sino que también afecta a la historia y hacia dónde se dirige.

Ningún Soldier Boy puede tapar esto, y de cara a la cuarta temporada tenemos más dudas que certezas sobre el futuro de la serie, y si podrá en algún momento volver al nivel narrativo al que nos había acostumbrado en un principio. Pero antes de eso tenemos una luz de esperanza, un spin-off que mostrará otro costado de este mundo: el universitario.

Gen V: una posible luz al final de camino

El nuevo spin-off también será desarrollado por Erik Kripke, responsable de The Boys, y contará la historia de futuros Supers, chicos que estudian en una universidad dedicada a jóvenes dotados con superpoderes. Aunque puede que muchos -como ocurría en la serie madre- no sepan que no hay tal cosa como el gen súper, y que en realidad todos fueron experimentos. Inversiones hechas por la empresa, que también creó a sus propios supervillanos del otro lado del mundo para justificar los gastos militares. Qué bien que estaba The Boys cuando entraba sin temor a los temas reales.

Los estudiantes de la Universidad Godolkin darán todo para ser la próxima generación de súpers, y con suerte salir de la escuela con un buen trato comercial. Porque a fin de cuentas en este mundo ser un héroe es tener buenos sponsors. Pero, ¿qué pasa cuando todo tu marco de referencia, aquello por lo que te guiaste y aspiraste a ser toda tu vida demuestra ser una farsa absoluta y lo hace por televisión? 

La serie va en paralelo con los sucesos de The Boys, por lo que estos estudiantes universitarios, que desesperadamente intentan encontrarse y descubrir qué es lo que quieren hacer, también descubren que sus héroes no son buenos. Y que lo que dieron toda la vida por sentado y las metas que se plantearon, ya no pintan tan bien.

Como premisa, no solo entusiasma porque nos presenta una rama distinta de lo que ya se estaba explorando en The Boys, sino porque también puede jugar con otro tipo de irreverencia, al estar ubicado dentro de una universidad. Si la empresa ya no es centro absoluto y esto puede correrse lo suficiente como para regresar a lo que supieron plantear en un principio, Gen V podría ser justamente lo que este universo necesita.

La serie será protagonizada por Jaz Sinclair, Chance Perdomo, Lizze Broadway, Shelley Conn, Maddie Phillips, London Thor, Derek Luh, Asa Germann, Patrick Schwarzenegger, y contará con la participación de Clancy Brown. Además, sabemos que varios personajes de The Boys pasarán por el spin-off, por lo que antes de la cuarta temporada, volveremos a ver a Soldier Boy, A Train (Jessie T. Usher), The Deep (Chace Crawford) y Ashley Barrett (Colby Minifie). 

Solo queda esperar para saber si la frase hecha “los jóvenes son el futuro”, también puede aplicarse en este mundo de superhéroes. 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas Relacionadas

Doctor Who: Empieza una nueva era y así son los primeros episodios

Presentando el folclore de la serie para el nuevo público, esta temporada inicia con misterios y uno de los mejores villanos de su era moderna.

El efecto Bridgerton: ¿Por qué amamos a los hombres de la Regencia?

En los últimos años, la llamada “literatura rosa” se obsesionó con el período histórico popularizado por Jane Austen, enamorando a casi todo el mundo.

The Sympathizer: Puntos de vista que desafían el cuento creado por Hollywood

Park Chan-Wook vuelve a traer a la guerra de Vietnam a la pantalla, deconstruyéndola desde la mirada de un espía de identidad y lealtades divididas.

X-Men ’97 – Episodio 9: El extremismo de los cómics llegó a la pantalla

El segundo acto del final es una explosión de acción y drama que nos lleva a replantearnos los valores con los que crecimos viendo a estos personajes.