Mágica y deliciosa

“Wonka” de Paul King: Una sorpresa para el cine (en un año en el que hubo pocas)

La película de origen del icónico personaje de Roald Dahl tenía todo para ser un experimento fallido. Pero contra todo pronóstico, funciona muy bien.

por | Dic 6, 2023

En la nueva película de Paul King, todo es exagerado y casi al borde de ser desagradable. De las largas secuencias musicales de Wonka (2023) hasta el optimismo del personaje titular (interpretado por Timothée Chalamet), cada cosa está pensada para ser un símbolo de bondad. Pero no de una forma disimulada o al subtexto.

King, conocido por la encantadora saga de Paddington, toma una decisión que en la actualidad es un riesgo: la de crear una historia de origen sin cinismo alguno. Mucho más, tan transparente en sus intenciones y directa en su mensaje, que resulta conmovedora en su ingenuidad. Mucho más, cuando construye y levanta todo su mensaje a través un hecho único: Willy Wonka quiere ser el mejor chocolatero del mundo. 

Puede parecer simple — y lo es — hasta que el guion de Simon Farnaby y el propio King da algunos giros interesantes. En primer lugar, basarse por completo en el personaje concebido por Roald Dahl (o, lo que es lo mismo, el concebido por Gene Wilder en la versión de 1971). De modo que en vez de ser la criatura neurótica, retorcida y levemente siniestra que Tim Burton imaginó a mayor gloria de Johnny Depp, es solo un tipo peculiar.

Pero la rareza de Willy no viene de intenciones ocultas, poderes misteriosos o su tendencia a la creación compulsiva, sino de su optimismo. Su necesidad llana de llevar una golosina deliciosa a manos de cada devoto de la repostería del mundo y hacerlo bien. King toma la premisa para explorar con cuidado y pulso firme, el hecho de la bondad. ¿Por qué hacemos buenas obras? ¿Por cuál motivo deseamos imaginar algo que desborde los límites simples de la ambición?

Puede parecer una idea confusa o muy amplia para un musical con sabor navideño. Pero el director — que hizo una crítica coherente al sistema de cárceles y reeducación con un osito de peluche como emblema — logra algo brillante con poco. La de asumir que el mundo es un lugar cínico y brutal para los soñadores, por lo que cualquiera con un objetivo, debe luchar contra la oleada de pesimismo.

En el mejor de los casos, con los obstáculos que la simple cultura impone para lograr el éxito. Todo lo anterior, claro, en medio de una oleada de terciopelo lila, una Londres gótica que rebosa en identidad Dickensiana y un personaje cuyo mayor fortaleza es seguir insistiendo a pesar de las evidencias de fracaso. 

Wonka y la vida en la gran ciudad 

¿Funciona algo semejante? Lo hace en un equilibrio precario sobre lo sensiblero, lo ridículo y un punto de dramatismo que la mayoría de las veces se diluye en canciones y humor retorcido. Pero este último tan refinado, que recuerda inmediatamente a la obra de Dahl, el llamado “niño malvado” de la literatura infantil.

El Wonka de Chalamet está lleno de vida, vigor y una rareza esencial que lo hace divertido incluso de manera involuntaria. Con su aire de figura gótica por excelencia, el actor sabe bien cuál es el límite que lo podría convertir en caricatura. Por lo que lo evita, entre bailes, frases rocambolescas o mientras ignora con llaneza a su colección de extraños enemigos. Su propósito está claro: abrir una tienda de golosinas en la ciudad. 

Pero, de la misma manera que el personaje que encarnó Wilder, Willy Wonka es brillante a un nivel intuitivo. King logra que Wonka tenga una cierta oscuridad matizada, que no tiene vínculo con lo macabro, sino con su fuerza de voluntad. Cuando sus competidores Arthur Slugworth (Paterson Joseph), Prodnose (Matt Lucas) y Fickelgruber (Matthew Baynton) intenten evitar que venda chocolates, Wonka se las ingenia no solo para continuar, sino para aprovechar la experiencia en algo mejor.

Es entonces cuando la película muestra su músculo de comedia un tanto macabra, pero sin perder su radiante belleza tierna. El héroe es terco, con una idea elegante acerca de cómo triunfar, aunque sabe que tiene todo en contra. Solo que no le interesa. 

O le interesa tan poco, como para dejarse llevar por pequeños incidentes ridículos. El Wonka de Chalamet lava platos con la misma gracia que habla con un Ompa Loompa de cabello verde (un magnífico e incómodo Hugh Grant transformado por obra de la magia digital).

El director encuentra cómo enviar varios mensajes a la vez, en medio de la profusión de buenas intenciones y canciones pegadizas. Wonka va a triunfar, incluso con todo en contra, porque el mismo joven chocolatero no concibe la idea de fracasar. Su impulso es incluso levemente inquietante, cuando el guion le presta atención. El personaje tiene destreza, habilidad e inteligencia para predecir los movimientos de sus contrincantes, para comprender sus puntos débiles y avanzar sobre hecho. 

Algo que los fanáticos de Charlie y la fábrica de chocolate (original y remake) recordarán de inmediato. De la misma forma en que el Wonka adulto supo predecir los diversos elementos débiles de sus posibles herederos, el joven apuesta fuerte, crea su propio mundo y finalmente, logra el triunfo a fuerza de tesón. Pero no como una némesis terrible, sino una oleada de buena voluntad tan enorme que es imposible resistirse a ella. 

Wonka y sus dulces problemas 

De nuevo, son conceptos complicados para una película que juega la carta de la inocencia más veces de la necesaria. De hecho, el gran problema del largometraje es no explorar en sus partes más ambiguas, sino intentar ordenar, por la fuerza, todas las piezas en un escenario que al final parece sobrecargado.

Desde las intenciones de Wonka, sus secretos, el Londres sofocante, la realidad que bordea a las canciones y a la belleza satinada del fotograma. King se rinde por el lado más luminoso y olvida lo compleja que pudo ser su película. Un error que condena al tercer tramo a una sucesión de canciones sin mucho sentido y un cierre predecible que decepciona un poco.

Con todo, Wonka pudo ser un fracaso y no lo es. En su lugar, es un emocionante regalo para los amantes de la Navidad, el chocolate y los pequeños enigmas. Para entenderlo, quizás necesitas un segundo visionado. Todo con un Wonka de sonrisa amable que se vuelve un poco más maliciosa a medida que avanza el metraje. ¿Habrá más del personaje a futuro? Lo más seguro es que no, pero la simple insinuación deja claro qué tan en serio se toma la cinta a sí misma. 

Notas Relacionadas

This Is Me… Now: A Love Story: Jennifer López habla por los últimos románticos

La artista convierte su visión del amor en una biopic atrevida y muy personal. Entre el drama edulcorado y una exploración profunda sobre el éxito.

SAG Awards 2024: La fiesta del gremio de actores después del triunfo

La 30º entrega de los premios elegidos por los actores fue una fiesta de homenajes y premios muy predecibles que consolidan la carrera a los Oscar.

La Zona de Interés: Un ejercicio repetitivo sobre la banalización del mal

La película del director británico Jonathan Glazer nos presenta una nueva arista del horror Nazi y se perfila como la favorita para llevarse el Oscar a Mejor Película Extranjera.

“Duna: parte 2” de Denis Villeneuve – El imperio contraataca (y el desierto resiste)

La secuela de Dune termina de adaptar el primer libro de la saga, con un despliegue digno de las mejores sagas de fantasía de la historia del cine.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *