(Esta nota contiene spoilers de la quinta y sexta temporada)

En 2016 Dan Fogelman nos presentó a los Pearson y, sin darnos cuenta, nos encontramos siendo parte de una nueva familia. El guionista ya había demostrado su magia en películas como Tangled (2010) y Crazy, Stupid Love (2011), pero fue con esta serie que alcanzó todo su esplendor.

This Is Us (2016-2022) se caracteriza por tener una sensibilidad especial a la hora de contarnos las alegrías y las tristezas de la familia Pearson, o simplemente de todos los humanos, ya que funciona como una especie de catarsis personal, tocando todas las teclas correctas para canalizar nuestras propias emociones. Los Pearson son un reflejo de nuestra propia búsqueda y es muy fácil identificarse con momentos que nos trasladan al pasado, abren alguna vieja herida o nos devuelven esa esperanza que a veces vemos lejana. This Is Us logra todo eso, por esta razón la despedida va a ser muy difícil. Pero no se preocupen, vamos a hacerlo todos juntos, durante esta sexta y última temporada.

Comencemos recordando dónde nos quedamos: Rebecca está perdiendo la memoria, Tobey acepta un trabajo en San Francisco y Madison asume que Kevin no está enamorado de ella y cancela la boda. Un flash-forward nos lleva a una nueva boda dónde nos enteramos que el Tío Nicky se casó, Randall es famoso y lo más importante: la boda parece ser la de Kate con su nuevo colega, Phillip. El creador dejó claro en varias entrevistas, que todos los misterios los vamos a descubrir hacia el final de la serie. Ahora sí, analicemos los episodios:

6×01 The Challenger:

El primer episodio de la última temporada nos lleva de nuevo a los ’80, cuando los jóvenes Jack y Rebecca Pearson tenían que lidiar con los gajes de tener tres hijos. Estos momentos nos sirven como una bocanada de aire fresco, nos encanta ver a la familia Pearson unida y descubrir como los “Big Three” tenían una personalidad tan marcada desde tan pequeños. Las referencias a la época más adorada por el cine y la presencia de Milo Ventimiglia nos inundan de nostalgia y nos abrazan. Aunque sabemos que ya no queda mucho por contar sobre el pasado, necesitamos seguir viendo un poco más de ese amor, un poco más de ese hombre perfectamente imperfecto que se robó nuestro corazón. Como Fogelman lo sabe, nos vuelve a regalar ese plano espectacular con el que comenzó todo: Jack sentado desnudo en la cama esperando el ritual de su esposa embarazada para festejar su cumpleaños. Este es el puntapié para reencontrarnos con Kate, Kevin Y Randall mientras recuerdan cómo cambiaron sus vidas en seis años, ahora que están cumpliendo 41.

Kate se encuentra ocupándose de sus hijos y recibiendo un hermoso gesto de su colega Phillip, mientras Tobey trabaja en San Francisco. Pero hacia el final, Kate es sorprendida por su marido, ¿nos estarán engañando con esa boda? Las teorías están para todo el que las quiera buscar. Por su parte, Kevin se mudó al garage de Madison para estar cerca de los mellizos y el co-parenting entre ellos parece estar funcionando. Luego de su lucha contra los estereotipos y de un par de películas que no llegaron a nada, se plantea volver a The Manny para darle un mejor futuro a sus hijos. Y Randall sigue lidiando con su afán de proteger a la gente y teniendo a la mejor esposa que existe, Beth fucking Pearson.

Pero la historia más importante de esta temporada es la salud mental de Rebecca, que está retratada con mucha frustración, es desgarrador ver el esfuerzo que hace mamá Pearson para recordar una palabra tan ligada a su infancia y a la de sus hijos. La actuación de Mandy Moore es brillante, y el manejo del dilema está llevado de tal forma que se siente en carne propia. Espero que los próximos Emmy al fin reconozcan el trabajo de la actriz.

This Is Us (2016-2002) arrancó con mucha fuerza tomando un hecho verídico como lo fue el terrible accidente del transbordador espacial Challenger en 1986, para mostrarnos cómo los Big Three confrontaron la tragedia a los seis años, y cómo esto se refleja en sus vidas adultas con la noticia de que Rebecca tiene Alzheimer. En una charla sincera que tienen Kate y Kevin, la primera vuelve a mostrarse fuerte y positiva, mientras al segundo le cuesta aceptar la realidad. La storyline de Randall se enfoca más en su complejo de héroe y su necesidad de ayudar a las personas, algo que preocupa a Rebecca y nos deja una frase simple pero contundente en boca de Jack: “What a thing, being a parent… what a thing, being a kid.» Esto es This Is Us (2016-2022) y este primer episodio sigue apostando a la esencia que la hizo brillar.

6×02 One Giant Leap

A primera vista, este episodio no parece estar para hacer avanzar la historia, pero sí nos regala una de las cenas más incómodas de la televisión y un montón de emociones. Es un episodio dedicado a los mayores de la familia, por un lado busca darle un cierre y un nuevo comienzo al Tío Nicky (Griffin Dunne) -un personaje que, personalmente, adoro- y por el otro reivindica la controversial relación de Miguel y Rebecca.

Debo confesar que me llevó seis temporadas y noventa y tres episodios aceptar el amor que se tienen, pero gracias a este capítulo hoy siento que Rebecca es la mujer más afortunada del mundo por encontrar dos hombres que la quieran tanto. Miguel no es Jack, pero es similar en algo fundamental: nunca le va a soltar la mano a Rebecca. Este es un episodio que nos muestra que pueden coexistir distintos tipos de amor y que nunca es tarde para volver a enamorarse, a reír, o a bailar salsa. Es un capítulo en donde brilla el ADN de This Is Us, con momentos emocionantes, reales, sinceros y tristes. Donde la esperanza es el componente especial y donde conocemos a la nueva mujer del Tío Nicky, en un flash-forward que nos acerca al final. Así es como vamos resolviendo misterios, y confirmando si los Pearson tendrán su final feliz.

Los episodios de la sexta temporada se pueden ver cada jueves exclusivamente por la plataforma Star+.

Ayudanos a seguir creciendo

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con un aporte único o suscripción mensual.

cafecito