No es raro que, aún hoy día, la animación sea confundida como un producto destinado a los más chicos, sobre todo cuando la estética con que las historias son construidas pueda parecer engañosa, protagonizadas por muñecos a los cuales asociamos con nuestra más tierna infancia. Pero este no es el caso de The House (2022-), que aún con su aire de fábula moderna es, sin duda, una pieza que atrapará a otro tipo de público.

Con tres estilos muy marcados y diversos, cada episodio tiene un tono muy distinto al anterior. Tomando a la casa del título como hilo conductor, esta antología de animación stop-motion muestra las historias de tres generaciones de habitantes de este hogar, contadas durante tres épocas diferentes.

El primer relato, dirigido por Emma De Swaef y Marc James Roels, explora una historia más cercana a la clásica narración sobre una casa encantada, un cuento gótico sobre un pacto faustiano ambientado en la era victoriana. Si bien es la más cercana a una historia de terror de las tres, la acompaña un marcado y oscuro humor.

Dirigida por Niki Lindroth von Bahr y protagonizada por la voz de Jarvis Cocker como un antropomórfico roedor y desarrollador inmobiliario, la segunda historia transcurre en tiempos contemporáneos, retratando cómo las demandas del mundo capitalista y el aspiracionismo pueden llevar a una persona a la neurosis total.

La antología finaliza con una historia dirigida por Paloma Baeza, en lo que parece ser un futuro tan cercano como distópico, presentando un mundo que empieza a ser consumido por el agua y en donde aferrarnos a nuestro pasado y herencias puede impedir, a veces, que veamos hacia adelante.

Visualmente los cortos son impecables, el maravilloso trabajo artesano de los animadores es algo que podría simplemente ser admirado sin la necesidad de una narrativa que acompañe cada historia, sin embargo los guiones está a la altura del espectáculo visual. Trabajando mayormente con textiles, tanto los muñecos protagonistas como los escenarios que los rodean son tan exquisitos como variados.

Teniendo en cuenta que vivimos en tiempos donde la animación parece estar reduciéndose a explotar híbridos entre la caricatura tradicional y el fotorrealismo que el 3D hoy día puede ofrecer, hay que agradecer la rara aparición de productos de tal calidad, provenientes de nombres que aún no nos son reconocibles. De la misma manera, hay que apreciar que en su amplio catálogo Netflix es una de las pocas plataformas que ofrecen una buena variedad de productos de animación, tanto para jóvenes como adultos. O incluso con un carácter que casi podríamos llamar experimental, como son las dos temporadas de la serie de cortos Love, Death & Robots (2019-) o la impresionante Arcane (2021-).

The House se corona además por un elenco de voces que incluye talentos como el ya mencionado Cocker, cantante de la banda inglesa Pulp. Lo acompañan, entre otros, Helena Bonham Carter, Mia Goth o Paul Kaye, un clásico comediante británico que en nuestro país probablemente sea más fácil de recordar por su participación en Game of Thrones (2011-2019).

Si bien es una producción apta para todo público, los temas que retrata y la manera en que lo hace son probablemente más adecuados y fáciles de apreciar para los adultos. La crítica hacia el capitalismo es más que evidente en la manera en que los personajes de las tres historias se relacionan con la casa. Por consiguiente, esta reflexión sobre el materialismo, el estatus social que asociamos a ciertos objetos y nuestro afecto por los mismos siempre aparecen vinculados a la obsesión. Desde el retrato más fantástico a las metáforas más realistas, The House es un señalamiento a terrores del día a día que quizás ya tenemos naturalizados.

Ayudanos a seguir creciendo

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con un aporte único o suscripción mensual.

cafecito