Bullshit!

Poker Face: Natasha Lyonne brilla en la serie murder mystery de Rian Johnson

El realizador de Knives Out creó una ficción ágil y entretenida, con una gran actuación de su protagonista, una "detective" tan atípica como encantadora.

por | Abr 13, 2023

Charlie Cale (Natasha Lyonne) duerme en su motorhome, se levanta temprano, toma una gaseosa que apoya en un banco y va a trabajar al casino como todos los días. Su rutina tiene algo de anárquica, sin la necesidad de que ella emita palabra. Charlie necesita el dinero justo y necesario y pocas cosas materiales. Su vida pasa por otro lado: por la empatía en sus vínculos.

En el primer episodio de Poker Face (2023-), la serie de Rian Johnson (Knives Out, Glass Onion), se nos presenta de este modo a esa protagonista tan excéntrica como encantadora personificada por una Natasha Lyonne que ratifica ese timing cómico que venía desarrollando en otra sólida ficción televisiva, Russian Doll (2019-2022).

Luego, se la sumerge en el mundo en el que se moverá en los nueve episodios restantes (disponibles en la plataforma estadounidense Peacock, todavía se aguarda su desembarco en nuestro país), aquel en el que Charlie despliega su talento para detectar la mentira cuando una persona emite una palabra. “Bullshit!” es el latiguillo que usa al advertir que alguien está faltando a la verdad, y ese curioso talento es explotado por el jefe del casino en el que trabaja inicialmente, interpretado por Adrien Brody.

On The Road

Poker Face: Natasha Lyonne brilla en la serie murder mystery de Rian Johnson

Esa vida plácida, despojada, da un giro cuando su mejor amiga Natalie (Dascha Polanco, en una mini reunión de Orange is the New Black) es asesinada y Charlie no tarda en atar los cabos sueltos de ese crimen que la obliga a dejar su motorhome, huir de Las Vegas y emprender un road trip por los Estados Unidos en el que se irá encontrando con otros asesinatos (o intentos de) y otras mentiras que desenmascara poniéndose muchas veces en riesgo. Johnson revive, de esta manera, el formato “caso del día” con claros guiños al clásico del género murder mystery al que le rinde constante homenaje: Columbo (1968-1971).

Si bien el cineasta parece haber encontrado su nicho con Knives Out (2019) y su secuela, Glass Onion (2022) en la que Charlie hace un cameo imperceptible, Poker Face resulta mucho más fresca porque el showrunner, director y guionista no recurre en la parodia a la vida burguesa ni al retrato de los white people problems que se podía encontrar, sobre todo, en Glass Onion.

Por el contrario, su propuesta se beneficia de la estructura “case of the week”, a pesar de que Charlie es perseguida por un hecho que se suscita en el primer capítulo y que la impulsa a no usar más celular ni a contactar a nadie. Sin embargo, nunca está sola. Su cotidianidad consiste en ese viaje en el que se va topando con historias de vida en las que se involucra, en muchos momentos, de manera hilarante.

Historias mínimas

Una de las aristas más interesantes de la serie es la capacidad de adaptarse, como su protagonista misma, a microclimas donde reina la heterogeneidad. En el segundo capítulo, “The Night Shift”, se muestra el día a día de unos jóvenes que trabajan a la noche en diferentes comercios cercanos y se ondaga en los sueños de cada uno y su anhelo por salir de un lugar donde no hay posibilidades de crecimiento.

Poker Face: Natasha Lyonne brilla en la serie murder mystery de Rian Johnson

Cuando Charlie llega allí y conoce a Marge (Hong Chau), una mujer que vive en su camión y que rechaza el capitalismo viviendo fuera del radar, la infalible mujer la escucha con atención y no solo advierte lo genuino de su discurso por ese don, sino que también hace uso de este a posteriori, cuando Marge se ve envuelta en una situación apremiante.

Por lo tanto, aunque algunos casos pueden resultar predecibles, esto termina siendo anecdótico gracias a la fuerza narrativa de los intercambios entre Charlie y esas personas que va conociendo en el camino. Johnson y su equipo de guionistas hacen un gran trabajo al esbozar las vidas de las víctimas de cada semana, personas comunes y en su mayoría nobles que se hallan en el lugar equivocado y que, si no fuera por Charlie, no serían percibidas ni mucho menos recordadas.

En cierta medida, la mujer les da otro don, el de inmortalidad, les da una voz cuando ya no pueden hablar.

Además del gran trabajo de Lyonne, quien dirige uno de los mejores episodios de la serie, “The Orpheus Syndrome”, en el que forma una dupla memorable con Nick Nolte, Poker Face tiene intervenciones secundarias excelentes, como las de Judith Light, Stephanie Hsu, S. Epetha Merkenson, Ellen Barkin, Chloë Sevigny, Cherry Jones, Joseph Gordon-Levitt y Jameela Jamil, entre muchas otras que elevan la primera temporada (ya hay una segunda en preproducción). Y que configuran ese crisol de atractivos personajes que, al cruzarse con Charlie, no podrán escapar de sí mismos.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Notas Relacionadas

Furiosa: La precuela con Anya Taylor-Joy es puro espectáculo visual

A casi diez años de Mad Max: Fury Road, llega al cine la nueva película de George Miller sobre el origen del personaje que popularizó Charlize Theron.

Doctor Who: Empieza una nueva era y así son los primeros episodios

Presentando el folclore de la serie para el nuevo público, esta temporada inicia con misterios y uno de los mejores villanos de su era moderna.

El efecto Bridgerton: ¿Por qué amamos a los hombres de la Regencia?

En los últimos años, la llamada “literatura rosa” se obsesionó con el período histórico popularizado por Jane Austen, enamorando a casi todo el mundo.

The Sympathizer: Puntos de vista que desafían el cuento creado por Hollywood

Park Chan-Wook vuelve a traer a la guerra de Vietnam a la pantalla, deconstruyéndola desde la mirada de un espía de identidad y lealtades divididas.

Milagros Amondaray

Más de 20 años de experiencia en crítica de cine y TV, redacción y edición editorial en medios digitales e impresos.