Un mal viaje (astral)

La Noche del Demonio: La Puerta Roja – Concluyendo la pesadilla de los Lambert

Con el foco en las figuras paternas, la quinta entrega de la saga cierra la historia aportando poco más que una gran cantidad de sustos pochocleros.

por | Jul 6, 2023

Continuación directa a la segunda entrega de la saga, nueve años pasaron desde que una entidad malévola poseyó a Josh (Patrick Wilson) e intentara destruir a su familia. Tanto él como Dalton (Ty Simpkins), fueron hipnotizados para olvidar el trauma que les dejó el incidente y, con suerte, detener los viajes astrales que los vulneraron desde un comienzo.

Pero las cosas están lejos de encontrarse bien para Josh. Tras divorciarse de Renai (Rose Byrne) y  la reciente muerte de su madre, el distanciamiento con su hijo mayor se hace más que evidente mientras el chico se enfoca en su pronta mudanza a una universidad de arte. Es un momento de perfecta debilidad para que los fantasmas del pasado resurjan.

Capítulo final de la saga Insidious, Patrick Wilson entrega en su debut como director un balance tanto de aciertos como otros claros fallos. Sosteniéndose principalmente sobre una constante sensación de anticipación, la película logra algo necesario pero no por eso siempre sencillo: que su audiencia aguante el aliento. Si bien repite sus recursos y eso llega a volverse muy evidente, por lo menos dos tercios de la película se plantean en el susto que somos conscientes está a segundos de distancia.

El concepto no es nada nuevo para producciones que -como esta- en gran parte se apoyan en  jump scares, esos golpes de efecto que nos hacen saltar en el asiento. Pero en el caso particular de esta saga, toda sutileza que tenía su primer capítulo se deja de lado para, de alguna forma, enfrentar a su público más agresivamente.

Wilson sabe mantener ese ritmo, haciendo que buena parte de la historia no tenga baches en esa atmosfera casi paranoica que construye. No es el epítome de la creatividad, pero sabe pasearse por ese muestrario de herramientas que montones de otras películas ya utilizaron para asustarnos, explotándolos de una manera que realmente afianza esa sensación de incomodidad.

El punto débil

Para una saga que en gran parte sabía aprovechar a su elenco, sus personajes femeninos parecen catalizadores, casi accesorios ahora. Ahí donde son comprensibles algunos cameos, igualmente hace que nos preguntemos si no había otra manera de incorporar a sus personajes más icónicos, incluido su antagonista principal.

Byrne sobre todo tiene muy poco que aportar, su presencia en el poster termina siendo casi anecdótica. Porque si bien se entiende que esta entrega se enfoca en las relaciones padre e hijo, tampoco termina de sacarle jugo a ese impacto emocional, llegando por el contrario al cliché y a rozar con lo cursi.

El recorrido de un Dalton que de a poco va desenmarañando esos recuerdos escondidos en lo profundo de su mente, a la vez que se acerca cada vez más a aquellos peligros que pacientemente esperaron en las sombras, resulta lo más interesante.

Simpkins, a quien vimos crecer tanto en esta historia, así como en Iron Man 3 (2013) o Jurassic World (2015), está lejos de mostrar su capacidad actoral como lo hizo en The Whale (2022), pero logra igual cargarse la película al hombro. La utilización del talento para el dibujo y pintura de Dalton le suma un atractivo visual al relato, otra pieza del rompecabezas que alimenta nuestra imaginación con esas imágenes tan tenebrosas.

El absoluto protagonista

La conclusión de la saga de La Noche del Demonio se siente como un extraño ejercicio por parte de Wilson. Su dirección es más que correcta y se da el lujo de probar una gran cantidad de planos interesantes o citar clásicos de terror como Sexto Sentido (1999) o El proyecto Blair Witch (1999). Pero sumado a que también participa en la canción de los créditos, hace pensar si fue una cuestión de egos lo que direccionó un poco las decisiones más pobres que tuvo este final.

Si bien intenta darle profundidad psicológica a la historia, es imposible no resentir cómo desaprovecha lo que tiene a mano. Además, ese tercer acto algo apresurado no logra llegar a un clímax comparable a aquellos de sus predecesoras.

Para los conocedores del género que con poco se asustan, pero continúan disfrutando de este tipo de películas de horror pochoclero, La Noche del Demonio: La Puerta Roja (2023)  seguro les resultará entretenida. Por otra parte, aquellos que sufren con esos sobresaltos repentinos, probablemente rueguen por un respiro.

Es así como, si bien cumple con su cometido, su epílogo deja una sensación un poco vacía. Se comprende que no quisieran terminar con grandes impactos como lo hacían sus entregas anteriores, para así cerrar esta puerta más firmemente. Pero entre clichés y subtramas que poco suman -casi reflejando a una escena post créditos que podría haber sido una imagen congelada-, el capítulo final de Insidious se convierte en una despedida un poco apagada para los Lambert.

Ayudanos a seguir creciendo

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con un aporte único o suscripción mensual.

Notas Relacionadas

“Resistencia” de Gareth Edwards: Humanos versus máquinas en clave Zen

Con una impactante propuesta visual, la película busca responder preguntas filosóficas mientras hace fuerte hincapié en su mensaje antiimperialista.

The Boys: Rebeldía que no alcanzó y un nuevo spin-off que quiere recuperarla

La serie supo transformar el género y atraer a amantes y detractores por igual, pero la magia quedó en el camino. Una nueva generación puede salvarla.

Ahsoka – Episodio 7: Evocando la nostalgia de una galaxia muy, muy lejana

El penúltimo capítulo fue de guiños a sucesos mayores y personajes clásicos. La serie consiguió el objetivo de reunir a su grupo de protagonistas, pero ¿qué podemos esperar ahora?

El Juego del Miedo: Una guía de eventos de la saga Saw en orden cronológico

Repasamos los sucesos de la franquicia para entender cómo se desarrolla esta complicada historia, mientras nos preparamos para la nueva secuela.

Ro Tapias

Artista visual. Madre de dragones, gatos y un corgi. Hablo de cine, a veces demasiado.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *