High Fidelity ya se ha ganado su lugar en los corazones de muchos melómanos, lectores y cinéfilos, como también en la cultura pop: libro, película y serie narran esta historia sobre amor, desamor, crecimiento, pérdida, vulnerabilidad y una excelente playlist que atraviesa todo. En 2020 estrenó una nueva adaptación en formato serie protagonizada por Zoë Kravitz, quien además fue una de las productoras ejecutivas de la serie junto con sus creadoras Veronica West y Sarah Kucerska. Basada en la novela de 1995 de Nick Hornby, la serie también tiene algunos guiños a la versión cinematográfica del 2000 con John Cusack y está disponible en Latinoamérica en la plataforma Star Plus.

Esta versión cambia algunas cosas de la historia original que ya conocíamos, y la principal es que Rob (el protagonista) pasa a ser una mujer. Sin embargo, la trama mantiene la misma línea argumental: la vida amorosa de una vendedora de discos que recuerda 5 relaciones románticas a través de la música, con la esperanza de así entender por qué sigue soltera. Pese al éxito que tuvo esta nueva adaptación de High Fidelity, Hulu decidió cancelarla tras solo una temporada. Pero la serie dejó su marca indeleble en los fans de esta historia y en el director Steven Soderbergh (Traffic, Ocean’s Eleven, Contagion), quien estaba buscando a la protagonista de su próximo proyecto cinematográfico.

Kimi (2022) es la nueva pelicula de Soderbergh que tiene a Zoë Kravitz como protagonista y ya esta disponible en HBO Max. La historia sigue a una analista tecnológica que sufre de agorafobia, y debe dejar la seguridad de su rutinaria vida para buscar respuestas en el mundo exterior. «Una de las cosas en las que uno tiene que pensar cuando está por arrancar una película como esta, es ¿puede esta persona llevar adelante cada una de las escenas? Zoë es alguien a quien vengo observando hace un tiempo. En particular, cuando vi su trabajo en la  serie High Fidelity, no tuve dudas en toda su capacidad como actriz, y eso se confirmó inmediatamente cuando comenzamos a filmar», declaró el director sobre la actriz, hija del músico Lenny Kravitz y la también actriz Lisa Bonet.

Una artista comprometida con su trabajo

En una charla íntima con Zoë Kravitz, nos metemos dentro de la experiencia de hacer una serie con tanta connotación para una generación como High Fidelity, exploramos su carrera y hasta tenemos un adelanto de su trabajo más esperado de 2022, The Batman junto a Robert Pattinson

¿Qué fue lo que más te atrajo del proyecto de High Fidelity?

Zoë Kravitz: Parte de la razón por la que quise involucrarme en la serie, no solo como actriz sino también como productora, fue para protegerla de algún modo. La idea llegó a mí de la mano de Verónica y Sarah (las creadoras). Soy tan fan del libro y de la película que me siento un poco «protectora» de la historia. Hay muchos remakes ahora, y cuando amas algo es muy fácil sentirte así y no querer que «arruinen» algo que es tan cercano a tu corazón. Quería asegurarme de que estuviera bien hecha y con las intenciones correctas. Con el tono punk y dramático de esta comedia romántica. ¿Es por eso que nos enamoramos de esta historia, no? Así que me sentía un poco responsable de que esté todo al 100%.

Ya que lo mencionas, ¿libro o película? 

ZK: Ví la película primero, cuando tenía 16. No la vi cuando salió porque mí mamá no me dejaba [risas]. (NdR: su madre actúa en la película como uno de los intereses románticos de Rob). Cuando ya tenía 20 y algo leí el libro. Me había enamorado completamente con la película, pero con el libro fue aún más profundo. Nick Hornby es un excelente escritor y deja que tu imaginación se transporte a lugares increíbles. 

¿Nos preguntamos, al igual que Rob, por qué no pueden amarnos de la forma que queremos? 

ZK: ¿Quién no se lo preguntó nunca? ¿Y por qué no podemos amar al otro de la forma que busca? Creo que a medida que creces, la historia se vuelve mucho más profunda porque te toca de manera mucho más personal. De adolescente me parecía súper cool que tenga una tienda de discos y fume y escuche música. Ahora veo una tristeza detrás de todo eso. 

Con la serie pudieron explotar todo eso en mayor profundidad, tanto los sentimientos como las historias personales de los personajes.

ZK: Eso es algo que me encanta de la serie. Nos dio la oportunidad de centrarnos en momentos que en una película podríamos apenas haber rosado. 

¿Sentís que la historia resuena distinto dependiendo de la edad con la que leas el libro o veas la película o la serie? 

ZK: Definitivamente. Personalmente, cuando me encontré con la historia en mi adolescencia había algo de Rob que me llamaba, romantizaba la forma en que se encontraba y se perdía a sí mismo. Hay algo muy atractivo en todo ese angst cuando sos adolescente. Creciendo, muchas veces te encontrás del otro lado de la historia: sos Rob, y no entendés por qué mierda no podés poner tu vida en orden. Ya nos rompieron el corazón y entendemos todo desde otro punto de vista. Ya asociamos canciones con nuestra propia gente. 

Con tu papá creciste rodeada de música y también cantaste en Big Little Lies. ¿En algún momento pensaste en dedicarte a la música? 

ZK: Sé tocar varios instrumentos, sobre todo la batería y el piano. Me gusta mucho escribir música y todavía es algo que hago, pero dedicarte a eso lleva mucha disciplina y simplemente no es algo que tenga en mí. Tuve una pequeña banda en la secundaria, pero nunca nada más grande que eso. Amo hacer música y estar en un estudio, pero como no es mí trabajo, es algo que tomo como un hobby, como algo que me distrae y me conecta a tierra al mismo tiempo.

¿Tuviste algo que ver con la elección de la música de la serie?

ZK: Fue un trabajo en conjunto, fuimos a varias tiendas de vinilos buscando tesoros ocultos. Creo que fue una de mis partes favoritas, porque descubrí a muchos artistas que no conocía y que resonaron mucho conmigo y con la historia. 

Hace un ratito mencionaste que hay muchos remakes en este momento. ¿Cómo te sentís al respecto? ¡Ya sabes cuál va a ser mí próxima pregunta! 

ZK: [Risas] Sí, claro. El tema de las remakes es un tanto delicado. Mucha gente piensa que ya no hay ideas originales y por eso todos los productores eligen hacer remakes o tomar libros o crear una franquicia. No sé cuánto hay de cierto en eso y cuánto de error. Creo que es un gris: si tenés una idea original que vale la pena hacer ¡andá para adelante! Pero si sentís pasión por una historia y te gustaría volver a visitarla desde otro punto de vista, ¿por qué no hacerlo?. Creo que el arte siempre tuvo la intención de hacerte sentir algo. Si te hace sentir algo una historia nueva o volver a ver lo mismo una y otra vez, ¿cuál es el problema? Ninguno. 

Inevitable la pregunta sobre The Batman, que va a ser la gran película del 2022. Sé que no me podés contar mucho, pero ¿cómo te sentís al respecto de este nuevo proyecto? 

ZK: Fue un mega desafío para mí, justamente porque me estoy poniendo en la piel de un personaje sumamente icónico y muy, muy importante para mucha gente. Por un momento tuve miedo, pero en cuanto me junté con el director y con Robert (Pattinson) se me pasó porque me di cuenta que todo el equipo sabía lo que estaba haciendo y que me iban a ayudar a ser la mejor Gatúbela que pudiera ser. Estoy muy feliz y muy conforme con lo que hicimos, Robert está espectacular en el papel y creo que todos nos conectamos de una forma que hará que la película se quede -de manera positiva- con la gente por mucho tiempo. Fue un honor y un placer y no puedo esperar a que la vean.

Ayudanos a seguir creciendo

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con un aporte único o suscripción mensual.

cafecito