Hallowe'en Party

“Cacería en Venecia” de Kenneth Branagh: Una Agatha Christie más tenebrosa

El director iralndés continúa con su intento de crear un “AgathaChristieverse” y esta vez, le ha ido mejor que en las otras dos anteriores ocasiones.

por | Sep 14, 2023

Sex Education: Todo lo que sabemos sobre la cuarta y última temporada de la serie

La autora británica Agatha Christie estaba obsesionada con los venenos y lugares misteriosos. Algo que dejó claro en su primera novela, escrita a la temprana edad de once años, en la que narró un asesinato en Egipto. Pero más allá del torpe relato con un héroe bigotudo — el primer anuncio de Hercules Poirot — esa narración adolescente, incompleta y llena de errores, mostró la ambición de la futura escritora.

Las largas descripciones de corredores oscuros, bebidas ponzoñosas que amenazaban la vida de los personajes y al final, el gran descubrimiento del asesino, seguirían estando presente en su obra adulta. También, el afán por profundizar el horror y el miedo con elegancia.

A Haunting in Venice (2023) de Kenneth Branagh rinde homenaje a ese núcleo reconocible de las historias de Christie, pero también hace algo más. Demuestra que la forma de contar historias de la escritora sigue vigente. No importa que sus libros se hayan adaptado en docenas de maneras distintas y que el director no tenga el buen pulso necesario para hacerlo de manera convincente.

La película se sostiene en medio de todos los guiños a la obra literaria de la que procede. En una Venecia enigmática, con aires sobrenaturales y enlazada con las dos anteriores cintas a través de una línea temporal precisa, el largometraje es un tributo. También, un reconocimiento a que Christie forma parte medular del cine de suspense y el thriller procedimental. 

De la misma forma en que Sidney Lumet lo descubrió en 1974 al adaptar Asesinato en el expreso de oriente, es evidente que Branagh comprende que su argumento es poderoso a través de lo que no muestra. De modo que durante los primeros minutos y en especial, durante la presentación de la casa espeluznante en que suceden todos los acontecimientos, el cineasta juega con lo lóbrego.

Atrás quedaron las proyecciones cursis y multicolores que dieron vida a Egipto en Death on the Nile (2022). Ahora, todo el ambiente es claustrofóbico, temible y vinculado al miedo cerval de los espacios pequeños y graníticos. Lo que convierte a la película, casi sin proponérselo, en un cuento de horror. 

un universo en expansión

La nueva narración en el AgathaChristieverso que Branagh intenta explorar, adaptar el libro Las manzanas, publicado en 1969. No es el mejor de la autora, pero es el único, que tiene una conexión directa con lo paranormal y lo siniestro. También, es la ficción de la escritora más cercana al gótico, lo que le emparenta, casi de manera accidental, a las lóbregas miradas a lo desconocido de Ann Radcliffe y las Brontë​​.

Branagh, que lo sabe, convierte ese rasgo distintivo en el núcleo central de la cinta. Lo que hace que su adaptación se aleje y por mucho de la historia original. Pero en este caso, la desviación le beneficia y en realidad, convierte a una trama olvidable, en una pequeña versión suntuosa de una mirada al escepticismo en contraposición al terror tradicional.

Venecia, brillante de día y macabra, apenas cae el sol, es un escenario ideal para un amplio grupo de sospechosos que atraviesan una mansión llena de puertas cerradas y sombras sigilosas. Todo, mientras la espiritista interpretada por Michelle Yeoh, se esfuerza por invocar el espíritu de la hija muerta de Rowena Drake (Kelly Reilly).

Por supuesto, la película conoce su contexto y la anunciada sesión, prueba la credulidad — o la fría lógica, según se le mire — de Hercules Poirot (también interpretado por Branagh), esta vez un anciano retirado en busca de desafíos intelectuales. Y vaya que este lo es: el veterano detective deberá dirimir a base del método científico, si las presencias sobrenaturales que aparecen y desaparecen, son reales o una trampa elaborada para algo más complejo.

Poco a poco, la cinta teje su propia telaraña y envuelve a sus personajes en su fino hilo. Ariadne Oliver (Tina Fey), está decidida a encontrar la verdad, pero a la vez, a demostrar que Poirot está equivocado en su pura incredulidad. Por otro lado, el doctor Leslie Ferrier (Jamie Dornan) es un rostro hierático, que parece enlazar su duro pasado con algo más extraño. Lo mismo podría decirse de Maxime (Kyle Allen), una sigilosa presencia que solo aumenta las dudas en una interminable noche de miedo. 

Christie está en todas partes 

De la saga Knives Out de Rian Johnson hasta la versión magnífica de La Casa Torcida (2017) que Julian Fellowes (la mente maestra detrás de Downton Abbey), las variaciones del mundo Christie, depende directamente de la imaginación y el ingenio del director de turno. Branagh, que ya demostró que puede lidiar con el gótico en Mary Shelley’s Frankenstein de 1994, logra imprimir una cierta belleza triste y crepuscular a este capítulo deslucido de su obra en expansión. Pero con todo, triunfa en algo específico: brindarle una enorme personalidad.

Para su segundo acto — el mejor y más vistoso — Branagh logra que su película se sostenga con trucos del género de terror tan antiguos como elementales. Pero que en esta Venecia de pesadilla, resultan hermosos y elegantes. Mucho más, en su apoteósico final — más inspirado que la obra original — que deja algo claro. El AgathaChristieverso apenas acaba de comenzar. Lo que es aún mejor, demuestra que la escritora, de misterios concisos y perfectos artefactos de lógica literaria, sigue vigente y mucho más de lo previsible. 

Notas Relacionadas

This Is Me… Now: A Love Story: Jennifer López habla por los últimos románticos

La artista convierte su visión del amor en una biopic atrevida y muy personal. Entre el drama edulcorado y una exploración profunda sobre el éxito.

SAG Awards 2024: La fiesta del gremio de actores después del triunfo

La 30º entrega de los premios elegidos por los actores fue una fiesta de homenajes y premios muy predecibles que consolidan la carrera a los Oscar.

La Zona de Interés: Un ejercicio repetitivo sobre la banalización del mal

La película del director británico Jonathan Glazer nos presenta una nueva arista del horror Nazi y se perfila como la favorita para llevarse el Oscar a Mejor Película Extranjera.

“Duna: parte 2” de Denis Villeneuve – El imperio contraataca (y el desierto resiste)

La secuela de Dune termina de adaptar el primer libro de la saga, con un despliegue digno de las mejores sagas de fantasía de la historia del cine.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *