Crisis Millennial

«The Worst Person in the World» de Joachim Trier: Un homenaje a Rohmer y Linklater

La película noruega de Joachim Trier que culmina su trilogía de Oslo está nominada al Oscar en las categorías de mejor película extranjera y mejor guión original.

por | Mar 26, 2022

The Worst Person in the World de Joachim Trier Un homenaje a Rohmer y Linklater

Muchas veces se han contado historias sobre la angustia, el no saber encontrarse en un grupo o las dudas que aparecen sobre el futuro y la construcción de la propia identidad que aparecen en las narraciones sobre adolescentes, pero son escasas las historias que exploran ese pasaje entre los veinte y los treinta, cuando la etapa aparentemente “estable” se convierte en un mar de dudas. En la línea de las obras ya clásicas de Éric Rohmer y Richard Linklater, el director noruego Joachim Trier se posiciona para contar la historia de Julie en doce capítulos, un prólogo y un epílogo.

Julie (Renate Reinsve) es una chica que no sabe muy bien qué es lo que quiere a sus 29 años. Estudiando medicina tiene una epifanía y se da cuenta de que es más una persona de los sentimientos y no de la cosa concreta que significa ser cirujana. Ante esa revelación cambia sus estudios a Psicología, cambia su color de pelo y rompe con su novio. Como estudiante de psicología, empieza a salir con su profesor y, al ver las fotos que le saca, se da cuenta de que en verdad su vida debería pasar por su mirada. En ese momento, deja a su novio modelo por Aksel (Anders Danielsen Lie, actor musa de Trier), el creador de un comic popular en Noruega, con quien conecta de una forma que nunca antes había sentido, a pesar de la diferencia de 15 años de edad.

Todo esto se revela solo en el prólogo, que -como bien se define- nos adelanta cómo es esta protagonista. Julie es una millenial que está por llegar a sus 30 sin saber muy bien hacia dónde ir, algo que se contrasta con su novio y los amigos de su novio, que ya tienen parejas, hijos y carreras establecidas. Esta diferencia de etapas en la vida fomentará discusiones y dudas en Julie y Aksel, ya que su novio de 44 años está pensando en formar una familia con ella.

Pero todas estas dudas e inseguridades son narradas con calma y elegancia, las imágenes que nos otorga Trier nos dicen que está bien dudar y probar distintas cosas en esa transición entre los veinte y los treinta. A diferencia de lo que nos mostraba Paul Thomas Anderson con su Alana de Licorice Pizza (2021), que corría ante la ansiedad de lograr algo antes de que sea tarde, o de que se cumpla el vencimiento de su vida para hacer ciertas cosas, Julie corre mientras el resto del mundo se detiene para hacer lo que ella realmente quiere, para ver a quien realmente desea. Julie tiene todo el tiempo del mundo, no transita la ansiedad de su incertidumbre, sino que sabe que no se conforma fácilmente.

El homenaje a los clásicos

Si bien se podría pensar que la división del film de dos horas en mini capítulos podría convertirla en una mini serie de Netflix, en verdad este recurso nos recuerda a la división en estaciones del ciclo de películas de Éric Rohmer. El director francés fue el último de la Nouvelle Vague que se caracterizaba por explorar, a través de un estilo visual muy marcado, la narración existencialista de la época. Trier le hace un gran homenaje al creador de películas clásicas como sus cuentos de estaciones (Conte de Printemps de 1990, Conte d’Hiver de 1992, Conte d’Été de 1996 y finalmente Conte d’Automne de 1999) y Le rayon vert (1986).

El guiño hacia este último film se puede ver en el momento en que Julie mira hacia el alba, hacia el primer rayo del sol, luego de un momento muy doloroso para ella. En esta escena, la protagonista está en un momento de inflexión, así como Delphine (Marie Rivière) en su propia escena -ya en el final del film -pero no viendo el alba, sino el ocaso, en el raro momento donde un rayo verde anuncia que el sol se pone. Pero no es un homenaje solamente visual, la estructura recuerda al cine de trilogías de Rohmer y Linklater, ya que The Worst Person in the World es el film que cierra la trilogía Oslo del director noruego (Reprise, de 2006 y Oslo, August 31st, de 2011). Pero también es un homenaje temático: ambas protagonistas no encuentran una conformidad en su vida actual, desean hacer algo más de sus vidas, pero todavía no saben qué, huyen de toda conexión con hombres una vez que la relación se pone seria o que se proyecta algún futuro en común. La inconformidad de estas mujeres es confundida por inseguridad por su entorno.

Otra protagonista de la que se hace eco el personaje de Julie es nada más ni nada menos que Céline (Julie Delpy) de la trilogía Before de Richard Linklater, director norteamericano que explícitamente habló de su inspiración en el cine de Rohmer. Céline se muestra en su primer encuentro con Jesse (Before Sunrise, 1995) como una joven que idealiza tanto su futuro como su presente y sabe bien qué es lo que quiere. Sin embargo, ya en su segundo encuentro (Before Sunset, 2004) una Céline más madura no encuentra la estabilidad que imaginaba para su futuro y va variando su trabajo, sin conformarse con lo que hace en su presente. Así como Céline se enamora de Jesse en una madrugada en Viena, Julie se encuentra con Eivind (Herbert Nordrum) en una fiesta de casamiento a la que se mete sin invitación.

Este nuevo hombre en su vida despertará la magia del enamoramiento a primera vista y hará temblar la relación de Julie con Aksel. Será el momento de replantearse si desea seguir su vida con Aksel en la que se siente como una actriz de reparto de su propia película (se puede especular que Taylor Swift haya hecho un guiño a este film con la escena de la mesa en el corto All too well, ya que resulta muy familiar visualmente la escena navideña que Julie comparte con los amigos de Aksel en la que se la ve apartada y sin poder comunicarse con los demás). La alternativa, entonces, sería empezar una nueva vida con Eivind, con quien comparte edad y la misma incertidumbre por el futuro.

Lo que principalmente tienen en común todas estas historias es que las verdaderas conexiones humanas ayudan a que uno encuentre el camino hacia lo que uno desea para sí mismo. Trier recupera esa romantización del diálogo entre personajes que se había perdido entre tanta profundización técnica o digital del cine en los últimos tiempos. El director noruego nos devuelve la fe en las relaciones y nos dice que no conformarse fácilmente también está bien, que dudar, renunciar, volver hacia atrás, llorar, romper o amar está bien.

La excelente actuación de Renate Reinsve, ganadora en el Festival de Cannes, nos deja una Julie dubitativa pero combativa, que tira frases dignas de guardar en la historia del cine, una protagonista que servirá como retrato de una generación, así como lo fueron Delphine y Céline en su momento. Aunque la categoría está muy peleada, el guión escrito por Eskil Vogt y Joachim Trier merece ganar el premio de la Academia, ya que con su simpleza y elegancia nórdica nos comunica la complejidad de las relaciones humanas en la vida actual.

Porque quién es la peor persona del mundo hoy, sino alguien que no logra todo lo que se propone con una inmediatez atroz y, a su vez, lastima a todos a su alrededor, incluso a sí mismo, en el proceso. Lo que nos deja la película no es otra cosa que la imposibilidad de ser perfectos, mito que sigue por deconstruirse aún hoy. The Worst Person in the World de Joachim Trier recupera la esencia del cine existencialista e intimista de Rohmer, pero lo configura desde una clave legible para la generación millenial no que descubre un mundo adulto que choca con sus expectativas.

Ayudanos a seguir creciendo

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con un aporte único o suscripción mensual.

Notas Relacionadas

Orphan: First Kill: la historia de origen de una gran villana
Orphan: First Kill – la historia de origen de una gran villana

Este jueves se estrena la precuela de Orphan, protagonizada por Isabelle Fuhrman, y acá te contamos qué esperar de este regreso.

Stephen King cumple 75 años: top 5 de sus adaptaciones cinematográficas

Con motivo de festejar el cumpleaós número 75 de Stephen King, dejamos sus cinco mejores adaptaciones en el cine.

Ticket to Paradise: Una rom-com que reúne a dos leyendas vivientes del cine

Una comedia romántica sin grandes ambiciones, pero con un gran corazón y actuaciones conmovedoras por su familiaridad. Quizás, su punto más fuerte.

La Conferencia: a ochenta años de una reunión que banalizó un auténtico horror

La película alemana no solo es un relato histórico, sino una llamada para reflexionar sobre el presente y la amenaza de las ideologías extremistas.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¡Suscribite a nuestro newsletter!

Dejá tu mail y recibí todas las semanas en tu casilla las últimas notas y novedades

¡Te has suscripto satisfactoriamente!