Después de casi dos años -y con un Emmy y un SAG bajo el brazo-, la dupla de Jennifer Aniston y Reese Witherspoon vuelve en la segunda temporada de una de las series más exitosas de Apple TV+ para seguir explorando los entretelones de la industria televisiva. En estos diez nuevos episodios de The Morning Show (2019-) vamos a verlas junto a personajes recién llegados, mientras transitan la pandemia con nuevos problemas en el programa: las injusticias raciales, la exposición sexual, la masculinidad tóxica y la cultura de la cancelación son solo algunos tópicos que veremos explorados y profundizados en esta temporada.

The Morning Show es, sin dudas, un must watch de esta gloriosa era televisiva que estamos viviendo. Mientras que la primera temporada es considerada como una de las mejores de los últimos años, la segunda logra superarla con creces, presentando un excelente retrato de nuestra sociedad a través de los pasillos de un programa de televisión. Refrescando la memoria, en la temporada anterior -basada vagamente en el libro Top of the Morning del periodista Brian Stelter– vimos a Jennifer Aniston en la piel de Alex Levy, co-conductora del talk show matutino más importante de USA (al estilo del conocido Good Morning America o The Today Show) junto a su co-conductor Mitch Kessler, interpretado por Steve Carell. Esté último se ve involucrado en varios escándalos sexuales con compañeras de trabajo -situación que fue explorada en profundidad de la mano del movimiento #MeToo y mostró muchos paralelismos con casos como el de Harvey Weinstein– y termina siendo despedido del programa de TV.

A lo largo de la temporada vemos los entretelones de la industria en sus lugares más oscuros, hasta llegar al episodio número 8, cuando finalmente vemos -a través de un flashback- qué fue aquello que hizo realmente el personaje de Carell y su modus operandi como depredador sexual. Alex se encuentra abrumada y confundida ante el accionar de su compañero y amigo, poniendo la lupa en cómo estas situaciones afectan al entorno del victimario. ¿Acaso sabían y simplemente lo ignoraban? ¿Realmente no se daban cuenta de lo que pasaba? ¿Cómo es posible que hayan sido amigos de alguien así? Son solo algunas de las preguntas que Alex y otros personajes se hacen frente a lo que pasó con Mitch y da en el clavo de lo que pasan muchas personas que conocen o conocieron a abusadores. 

En medio de esta tormenta, Alex se ve forzada a sumar gente al equipo. Aquí entra Reese Witherspoon interpretando a Bradley Jackson, la nueva co-conductora, que debe rápidamente aprender el sistema de un programa de TV de semejante magnitud, que e presenta como un mundo muy diferente al que estaba acostumbrada en su antiguo trabajo de reportera en West Virginia. A lo largo de la temporada vemos cómo la relación de ambas tiene sus altibajos, las vemos pelear hasta encontrarse en un punto medio para poder trabajar juntas y formar una dupla imparable. Hacia el final de temporada, Alex y Bradley comienzan una revolución cuando salen al aire para exponer la cultura tóxica y los abusos que hay dentro de su propio programa de tv y en el show bussiness. Esto resulta en varios de sus colegas quedando sin trabajo y con un futuro completamente incierto.

Este viernes 17 de septiembre llega a la plataforma la segunda temporada, que retoma ese cliffhanger que nos dejó la primera parte. Mientras que la temporada uno se enfocó principalmente en explorar la situación de abuso sexual y cómo los actos de Mitch afectaron a sus victimas, a compañeros, el programa y el canal, en esta temporada podemos encontrar más subtramas que analizan que pasa dentro del mundo de las noticias y el entretenimiento. Ya no habrá tiempo de ver simples peleas entre Alex y Bradley porque cada personaje tendrá el plato lleno de sus propios problemas. Esta entrega cuenta nuevamente con diez episodios y además suma nuevas caras, entre ellos Julianna Margulies (The Good Wife), Hasan Minhaj (Champions), Holland Taylor (Legally Blond) y Valeria Golino (Rain Man) que llegan para explorar grandes tópicos como la pandemia, la cultura de la cancelación, la sexualidad, la identidad y la desigualdad racial. 

Kerry Ehrin, su guionista y showrunner, contó en recientes entrevistas que los guiones ya estaban casi listos cuando comenzó la pandemia. Habían llegado a filmar tan solo unos pocos días cuando comenzó el confinamiento y toda la producción tuvo que detenerse. A los equipos de producción y redacción les pareció muy importante incorporar el tema del COVID-19 en la vida de los personajes ya que, al fin y al cabo, es algo que estaba afectando la vida de todos. Mientras tienen que aprender a vivir y adaptarse a esta nueva normalidad, los personajes enfrentan nuevos desafíos y encrucijadas en sus carreras y en sus vidas personales. El elenco de The Morning Show logra mostrar cómo el tiempo no se detuvo a causa de la pandemia, sino que afectó cada plano de sus vidas y los llevó -de una manera muy real- a cuestionarse la importancia de aquello y aquellos a su alrededor. 

La acción se retoma luego de la mencionada exposición al aire por parte de las conductoras Alex y Bradley. La temporada comienza a finales de 2019 y salta dos meses hacia adelante, para luego volver atrás noventa días. En el transcurso de ese tiempo, Mitch se va de Estados Unidos y Alex se aleja por un tiempo, pero luego regresa al programa. Su partida genera preguntas sobre cuánto sabía realmente sobre el comportamiento de Mitch, tanto en los televidentes como en ella misma, ya que sigue castigándose por lo que pasó y sintiendo que de alguna forma ella también fue parte.

 

Mientras tanto, Bradley tiene que seguir aprendiendo sobre el trabajo y cargarse al hombro el programa, pero esta vez con una otra compañera al frente.  La nueva co-conductora es Laura Peterson, una periodista con gran experiencia (interpretada por Julianna Margulies) que colisiona constantemente con Bradley. En los pisos más altos del mundo ejecutivo nos volvemos a encontrar con Cody Ellison (interpretado por el ganador del Emmy Billy Crudup), pero esta vez como el nuevo CEO de la compañía, con actitudes que dejan bastante que desear y que se tornan cada vez más sospechosas a medida que la trama avanza. Lo encontramos también en cortocircuito constante con la prodigio tecnológica Stella Bak (interpretada por Greta Lee) y la miembro de la junta Cybil Richards (interpretada por Holland Taylor). 

Como mencionamos antes, en la primera temporada se exploró exhaustivamente el acoso sexual y en estos episodios volvemos a ver que los escritores de The Morning Show son muy conscientes del mundo en el que vivimos y cuáles son las problemáticas que encontramos en los ámbitos socio-laborales. Entre los tópicos sociales que podemos encontrar en esta temporada, la disparidad racial está retratada principalmente a través del personaje de Daniel (interpretado por Desean Terry) a quien le dicen lisa y llanamente que no va a llegar más lejos de donde está y que debe conformarse con eso. Como hombre negro, siente una responsabilidad de representar y dar voz a las personas de color, pero no se lo permiten. Lo vemos intentar luchar contra el sistema, pero con un cierto miedo y vulnerabilidad frente a sus superiores y los medios, retratado de un modo muy humano y real. 

Mientras tanto Mark Duplass sigue en su rol de Chip, pero en esta temporada ya no es productor ejecutivo de The Morning Show y se encuentra perdido sin su posición superior de jefe. Es muy interesante cómo se explora la fragilidad masculina a través de este personaje, a la hora de perder poder sobre el otro dentro de ese ambiente y cómo esto afecta su personalidad. Algunas de las mejores escenas de toda la temporada son las que tienen a Duplass y a Aniston juntos. Sus personajes mantienen una larga historia laboral y pueden pasar de la camaradería a las peleas sin filtro en tan solo un segundo. Parte del atractivo de esta dupla recae también en la forma en la que los actores trazan una delicada línea entre el cariño, la amistad y muchas capas de toxicidad y competencia laboral.

Sin embargo, uno de los puntos en foco más profundizados es cómo las redes sociales pueden cambiar tu vida de un día para el otro con una simple frase o foto. Las complejidades de la cultura de la cancelación son expuestas y vemos cómo de una forma u otra todos tienen miedo de ser “cancelados” por algo que hayan hecho o dicho. Cada personaje atraviesa una cierta crisis de identidad, preguntándose cómo son vistos por el mundo y cómo se ven a ellos mismos. A lo largo de los episodios vemos qué puede pasarle a alguien que fue expuesto por sus dichos, la paranoia de ser cancelado por asociación, y cómo el “borrón y cuenta nueva” no es algo tan sencillo de lograr.

En esta temporada nos vamos a preguntar quién tiene razón, vamos a tener miedo de empatizar con alguien cancelado, nos vamos a preguntar cuáles son los límites de lo que se dice y lo que se puede decir.  La pregunta de qué pasa y qué dicen las personas canceladas tras puertas cerradas es ¿contestada? y analizada con gran honestidad en cada capítulo de esta temporada. The Morning Show estrena un nuevo episodio cada viernes por Apple TV+.

Donaciones

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con unos Cafecitos o bancar nuestro contenido con una suscripción mensual o aporte único.