La nueva película del director de La La Land plantea un dilema interesante, pero falla al profundizar en la historia, por su necesidad de deslumbrar.