Para quienes no leímos La rueda del tiempo (The Wheel of Time), esta adaptación puede parecernos una serie de fantasía más, pero en verdad la saga vendió más de 90 millones de copias en el mundo, convirtiéndose en el segundo best-seller de fantasía épica luego de El señor de los anillos (The Lord of the Rings). No es casual la mención, ya que esta serie puede ser la antesala o la prueba piloto de Amazon Prime Video frente a su próxima producción de la serie basada en los libros de Tolkien, que llegará a la plataforma en septiembre del año que viene. 

La rueda del tiempo (2021-) nos muestra en un principio el viaje de Moiraine (Rosamund Pike), miembro de las Aes Sedai, una poderosa organización de mujeres, junto a su guardián Lan (Daniel Henney) hacia el pueblo aislado Dos Ríos. De allí saldrá hacia la tierra de las Aes Sedai con cinco jóvenes pueblerinos entre quienes, según la profecía, está el Dragón Renacido, criatura capaz de recomponer o destruir el mundo. Si bien los adelantos mostraban un rol más protagónico de Moiraine, a medida que avanzan los capítulos, las historias de estos jóvenes y sus distintos caminos comienzan a cobrar peso. Los cinco tienen el potencial de ser “the chosen one”: Rand (Josha Stradowski), un joven campesino que no confía en Moiraine, pero haría cualquier cosa por proteger a Egwene (Madeleine Madden), la aprendiz de la curandera del pueblo, Nynaeve (Zoë Robins), quien parece tener más potencial del que cree; el herrero Perrin (Marcus Rutherford), que guarda un secreto que lo intoxica; y por último Mat (Barney Harris), quien parece ser el comic relief, huye para salvar a sus hermanas, pero también para cambiar su destino familiar.

Si bien la secuencia de hechos en el primer episodio suceden de una forma rápida y dinámica (lo que hace a esta epopeya fantástica algo accesible y amigable para quienes no la conocían), ya en el segundo capítulo se toman su tiempo para contarnos cómo este mundo está construido, sus leyes y sus criaturas. Teniendo en cuenta que esta saga tiene 14 libros, una precuela y varias colecciones de historias breves, está bien -e incluso es necesario- que la serie se acomode en su debido tiempo a los nuevos receptores. 

Son varias las amenazas que encuentran estos jóvenes y Moiraine. En primer lugar deberán escapar de las fuerzas del Oscuro, sus fieles seguidores, los trollocs (criaturas híbridas entre hombres y bestias), que no están creados por CGI, una decisión notable de la producción ya que vivimos una época en la que los grandes tanques cinematográficos acostumbraron el ojo a los efectos de post-producción. A su vez tendrán que evitar enfrentarse a los Capas Blancas, hombres que cazan a las Aes Sedai por considerarlas monstruosas. 

En este mundo fantástico las mujeres son las verdaderas defensoras del pueblo, encargadas de luchar y de recomponer el orden establecido, sin importar las jerarquías. Es decir, tanto las campesinas como las Aes Sedai son presentadas en esta historia como las matriarcas, capaces de utilizar el verdadero poder. Los personajes femeninos casi nunca se ven debilitados, e incluso cuando están en una situación complicada o violenta, la actitud que reflejan es siempre potente.

Este foco puesto en las Aes Sedai, en el personaje de Moiraine y en la organización de mujeres es una decisión interesante por parte de los showrunners, ya que no es algo tan central en los primeros libros de la saga, lo cual ya obtuvo comentarios negativos por parte de algunos fans de la saga (posiblemente con capas blancas). 

El mundo de La rueda del tiempo crece a medida que avanzan los capítulos, nuevos personajes y secretos de esta profecía se revelan de una forma muy orgánica. Su estreno era muy esperado por los lectores de la saga, pero también por aquellos que aguardan pacientemente los estrenos de otras series de épica fantástica como House of the Dragon (sale en 2022 por HBO Max), The Witcher (pronto su segunda temporada estará disponible en Netflix) o A Court of Thornes and Roses (estreno en 2022 por Hulu). Si bien se buscaba ubicarla como la sucesora de Game of Thrones, esta historia tiene el potencial de crecer con su propio nombre, ya que en ella no se persigue el poder político o dejar en la eternidad un nombre propio, sino que se plantean cuestiones filosóficas que atraviesan tanto la cultura europea (Eterno retorno de Nietzsche), como el budismo y el hinduísmo: la naturaleza cíclica del tiempo, y la contraposición de dos fuerzas, que en este caso se batallan entre mantener o romper ese círculo.

En este mundo las vidas pasadas regresan al comenzar una nueva era, que se repite continuamente ad infinitum. “No existen ni principios ni finales en la Rueda del tiempo, pero aquel fue un principio…”, nos dice Moiraine, y estos primeros tres capítulos logran generar el principio necesario para esta nueva serie de épica fantástica con sus leyes, mitos y leyendas, su diseño de producción y las postales visuales de República Checa, que generan una ambientación realista de la que uno se siente parte. 

Si bien la saga ya había tenido un intento de adaptación como serie en el canal FX, el piloto obtuvo muy mala crítica por parte de los seguidores de La rueda del tiempo; incluso la viuda del autor tuvo que ir a juicio con la productora por divulgar su disgusto. Pero esta co-producción entre Sony y Amazon lejos está de ese terrorífico episodio grabado para mantener los derechos. Hay un gran afán por contar la historia en profundidad, y es por eso que Prime Video dispuso todos los detalles extras de la serie como si fuera un videojuego: un mapa exploratorio de los distintos pueblos y regiones, características de los personajes principales, teasers de personajes que todavía no aparecieron, y el la conocida función de X-Ray, que en esta ocasión explica ciertas reglas o criaturas específicas del mundo fantástico durante las escenas.

Es una clásica historia de batalla entre el bien y el mal, pero -a medida que nos adentramos en la aventura- vemos que no es tan simple como eso, que la verdad no está de un solo lado y no todo lo que se ve a primera vista realmente es lo que parece. Criaturas fantásticas, juglares que narran el pasado que se volvió en mito o se olvidó, una misión a cumplir, organizaciones que se derrumban internamente: esta nueva serie de Amazon tiene todo para seguir creciendo en sus próximas dos temporadas ya anunciadas a días de su estreno. Ya están disponibles los tres primeros episodios, y todos los viernes se estrenará uno nuevo hasta el 24 de diciembre en el servicio de streaming de Prime Video

Donaciones

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con unos Cafecitos o bancar nuestro contenido con una suscripción mensual o aporte único.