Ya se encuentra entre nosotros The Green Knight (2021), una adaptación del poema épico del Siglo XIV que lleva su mismo nombre. Es el proyecto más ambicioso hasta ahora en la carrera del director texano David Lowery (a quien conocemos por Pete’s Dragon (2016), The Old Man and the Gun (2018) y la pronta Peter Pan & Wendy (2022), producida por Disney. En esta ocasión se unió a la productora A24 y promete ser una de las grandes producciones del año.

La película está protagonizada por el actor británico Dev Patel, cuyo inmenso talento puede verse desplegado en Skins (2007-2013), la serie de E4 que marcó a toda una generación de adolescentes, en Slumdog Millionaire (2018), donde hizo su debut en cine, en Lion (2016), por la que consiguió su primera nominación como Mejor Actor en los Oscar, y en Modern Love, entre otras tantas producciones que le han valido decenas de nominaciones y premios como los BAFTA, Emmy y SAG Awards.

En The Green Knight interpreta a Sir Gawain, el sobrino rebelde del Rey Arturo, quien -después de aceptar la lucha contra una criatura mística para conseguir su título y un lugar en la mesa redonda- debe realizar un complejo viaje para enfrentar al mencionado Green Knight (también conocido como “El Caballero Verde con Forma de Árbol”). En medio de duelos, fantasmas, gigantes, romance y un zorro parlanchín, Sir Gawain debe enfrentar uno de sus más grandes temores: su propia mortalidad. Junto a él encontramos a Alicia Vikander, Sean Harris (como el Rey Arturo), Kate Dickie (como la Reina Guinevere) y Barry Keohan.

[La siguiente entrevista contiene spoilers sobre The Green Knight]

En conversación exclusiva con PopCon, el actor nos cuenta todo lo que tenemos que saber sobre la experiencia de esta película épica que -por lo la recepción crítica que está teniendo- se convertirá en un must del 2021.

¿Cómo fue este proyecto para vos? ¿Ya te sentís como un Caballero en la Mesa redonda?

Dev Patel: Creo que la primera vez que los caballeros se sentaron en esa mesa debe haber sido parecido a la primera vez que llegué a una Alfombra Roja [risas]. Estás rodeado de leyendas y vos sos el nuevo. Creo que esta película fue como un viaje para mí, uno hermoso y casi de meditación introspectiva. Fue una experiencia corporal también, porque filmamos en Irlanda y a veces tenés que detenerte a mirar el paisaje y ser parte de él: tanto verde, el agua, es algo abrumador. Para mí fue un proceso de entrar en mi cuerpo, fue un viaje solitario. Me gustó que no nos teníamos que concentrar en luchas y choques de espadas, fue mucho más esotérico y psicológico para mí. Tuve que entrar en mi propia psiquis y trabajar desde ahí, también para concentrarme y hacer el acento galés [risas].

Suena a un trabajo difícil que hiciste más de una vez para roles pasados, siempre explorás personajes con una dualidad única.

DP: ¡Muchas gracias! Es lo que intento lograr, y es algo con lo que me identifico. Crecí en Londres y pasé mi infancia intentando que nadie me haga bullying ni me golpee, escondiendo mi lado hindú -esa parte de mi cultura- para amoldarte a la sociedad en la que vivís. Me dijeron cosas feas, y hasta el día de hoy mucha gente piensa que nací en India y se sorprenden de que sea Inglés lo que genera una dualidad en vos: batallas a esas personas que te dicen “recién llegado del bote” y tratas de pasar desapercibido mientras en tu casa intentas hasta exagerar tus costumbres indias para que tu familia esté orgullosa. Con el paso del tiempo y en mi trabajo en la industria me di cuenta que me gustan los personajes así, que tienen una batalla interna, dos partes de ellos mismo en constante choque. Tuve el honor y el placer de ir a India muchas veces, pero la primera vez fue impactante, me di cuenta que había un montón de nociones de mi propia cultura que se rompieron para volver a nacer de una forma nueva. Así que amo explorar esa parte de mis personajes porque de alguna forma, sigo explorando ese lado de mi propia vida. Sé que mucha gente se siente así, que no es ni una cosa ni la otra, a veces lo aceptas y a veces no y es algo muy complejo y frustrante. Así que intento mostrar esa dualidad y esa confusión que sentimos muchos en mis papeles. Sobre todo en Sir Gawain creo que se ve muy bien -sobre todo por el tipo de persona que es al principio de la película- que las personas, de un modo u otro, siempre atraviesan momentos de cambio e incertidumbre.

Sabemos que el personaje fue escrito por David justamente para que la gente lo vea como desagradable y arrogante. Cuando empezaste a leer el guión y aceptaste, ¿Cómo te preparaste para transformar al personaje durante la película hasta llegar al Gawain que vemos al final?

DP: Cuando leí el guion por primera vez me sentí muy, muy cercano al personaje, y no porque piense que soy desagradable [risas] sino porque yo también quería que lo logre al final y también me identifico con alguien ambicioso y con sed de pertenecer. Podía ver que estaba perdido y dubitativo durante algunos momentos de la historia, a diferencia del personaje literario que es mucho más pulcro y calmado. Acá lo ves cometer muchos errores y creo que todos queremos ver si lo logra al final, en esta versión es alguien con muchas fallas y me parece que eso es atractivo, porque tiene algo que probar. Creo que es un héroe muy humano y eso es lo que más me interesaba de él. Están estas cualidades feas que en otra película causarían rechazo pero acá ves su impotencia y lo que le cuesta ser un hombre, tanto física como mentalmente, y me parece increíble. Para mí es una película coming-of-age, pero con un toque de historia épica. Es algo muy oscuro, pero en esta versión de David yo veo al personaje como un viaje de crecimiento, es Sir Gawain dejando el nido y yo pude empatizar con eso. Como te mencionaba antes, me parece muy interesante explorar la dualidad de este personaje porque somos todos seres cambiantes y los héroes artúricos están muy metidos en el inconsciente colectivo de la gente, ya sea por la literatura o por otras películas o series. Me parece un desafío, y creo que la gente no se debería perder esta película, porque les da la posibilidad de ver a Gawain bajo otra luz, una mucho más humana y cruda.

Gawain ha sido tradicionalmente mostrado como un hombre blanco, tanto en la literatura como en el cine. Este no es el primer papel que haces siguiendo esta línea, David Copperfield también siempre fue considerado un hombre blanco. ¿Qué te genera esto con respecto a la posible respuesta del público? ¿Es algo en lo que pienses a la hora de decir que sí?

DP: ¡Sin dudas! Tal como mencionas es algo que me genera cierta ansiedad, siempre siento que voy a ser muy juzgado por una parte del público cuando te metes en un papel así, pero para mí las oportunidades como estas son mucho más importantes que el margen de trolls que mandan hate a través de las redes. Fue una oportunidad hermosa trabajar con David, este elenco, todo el equipo. El niño dentro mío estaba tan, tan emocionado de agarrar ese hacha gigante y empuñar Excalibur y todas esas cosas que jamás pensé que lograría hacer. El miedo sobre la ignorancia de la gente frente a un actor de color interpretando a un personaje canónicamente blanco nunca podría ser mayor a la alegría y el honor de ser parte de un proyecto hermoso como este.

La idea de la pérdida es algo que siempre vemos con trágico, profundo y oscuro. ¿Cuál es tu relación con este concepto ahora después de haber terminado esta película que toca el tema de una manera tan particular?

DP: Es un tema del que hablamos mucho con David y él lo describe como algo hermoso porque refleja la constante impermanencia de la condición humana. Yo creo que es algo triste pero de algún modo es algo necesario, todo aquello que es importante para nosotros -y lo que no también- eventualmente lo vamos a perder y es importante hacer las paces con eso. Con esta película intentamos tocar el tema de la pérdida, el duelo, la vida y la muerte, la idea de que todo llega a un fin y, de alguna manera, apreciar el camino y tener paz cuando todo se termine. Tal vez después de la escena final a Sir Gawain le cortaron la cabeza, o tal vez vive una larga y feliz vida como lo hizo el Rey Arturo y eso no lo sabemos. Pero no importa, lo que importa es que sabemos aceptó que su final iba a ser uno y que llegó al lugar que tenía que llegar para enfrentar lo inevitable y lo hace con bondad en su corazón, ya que no empieza como el ser humano más simpático del mundo [risas]. Con esa misma energía intento enfrentar al mundo, sé cuál va a ser el final para mí también, espero que me encuentre con una sonrisa en la cara.

The Green Knight (2021) tuvo un estreno exclusivo en cines seleccionados alrededor del mundo, pero por el momento ninguna distribuidora local anunció su estreno en Argentina. La película ya se encuentra también disponible en formato digital desde el mes pasado.

Donaciones

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con unos Cafecitos o bancar nuestro contenido con una suscripción mensual o aporte único.