En noviembre de 2021, HBO nos sorprendió con la noticia de que estaban cocinando una reunión del elenco de la saga para celebrar los veinte años del estreno de Harry Potter y la Piedra Filosofal. En estos tiempos que corren, en los que la nostalgia se ha convertido en el recurso marketinero por excelencia y abundan los reboot, revivals y secuelas, HBO ha encontrado un formato que logra explotar los sentimientos de la audiencia, pero sin arriesgarse a proponer una continuación a una historia que ya cumplió su ciclo. Ya habían tenido una buena respuesta del público con la reunión del elenco de Friends, después de años de especulaciones sobre una posible secuela, deseada y temida por los fans en partes iguales.

Sin embargo, con Harry Potter: Regreso a Hogwarts (2022), la propuesta resultaba más jugada, ya que, si bien apelar a la pasión potterhead es una apuesta siempre segura, se trataba de reunir a un elenco mucho mayor, en gran parte compuesto por las figuras más importantes del cine británico. Y no solo eso, pues significa traer a grandes intérpretes como Gary Oldman, Helena Bonham Carter, Robbie Coltrane, Jason Isaacs, entre otros, para hacerlos quedar a la sombra de los tres protagonistas. Todo con un trasfondo navideño en los estudios donde se filmó la saga, que le da a este recorrido un toque extra de nostalgia.

El especial, de poco más de una hora y media, comienza con algunos de los actores recibiendo sus cartas de Hogwarts y alistándose para volver al castillo. A partir de ese momento, nos adentramos en un recorrido muy ordenado por la historia de la saga. Los actores principales, Daniel Radcliffe (Harry Potter) Emma Watson (Hermione Granger) y Rupert Grint (Ron Weasley) tienen la mayor parte del tiempo de cámara en la sala común de Gryffindor, en la que también hay algunas escenas de Rupert y Emma solos, para los fans de Romione. Los cuatro directores, Chris Columbus (a cargo de las primeras dos), Alfonso Cuarón (director de la tercera entrega), Mike Newell (director de Harry Potter y el Cáliz de Fuego) y David Yates (a cargo de las últimas cuatro películas de la saga) acompañan el relato, contando anécdotas y narrando sus experiencias.

Punto aparte merece la ausencia más grande del especial, que es la de la misma autora, J.K. Rowling. A primera vista, el uso de entrevistas e imágenes de archivo de la escritora, más tratándose de alguien como Rowling, siempre involucrada con su fanbase y su historia, puede desconcertar a los menos informados entre los televidentes, pero podría pensarse que es otra clara (y exitosa) movida publicitaria por parte de HBO. Rowling ha caído en desgracia entre los seguidores de sus novelas, como resultado de su intransigente posición transfóbica en las redes en los últimos años (posición que, casualmente, reforzó en los últimos días). Sus comentarios cayeron como un balazo de agua fría en una comunidad sobre cuyo respeto a la diversidad se han incluso hecho estudios sociológicos, y que vivía bajo la premisa de que “son nuestras decisiones, Harry, las que determinan quienes somos, mucho más que nuestras habilidades”

El especial funciona muy bien a nivel emocional y mantiene un buen equilibrio entre anécdotas clásicas y conocidas e información nueva. Podemos disfrutar por primera vez de la relación entre los actores y sentirnos un poco parte de ese ambiente familiar. Sin embargo, los tres protagonistas nos aclaran que, si bien el set y el elenco se sentían como espacios seguros, la fama y la relación con la prensa no siempre lo fueron. Desde el primer momento en que se conoció la identidad de los tres niños, sus casas fueron asediadas por los periodistas y, a lo largo de los años, los tres expresan haber pensado en retirarse, especialmente Emma Watson.

El apartado en el que Daniel Radcliffe charla con Helena Bonham Carter es probablemente la parte más divertida del especial. La actriz británica, que interpretó a una de las grandes villanas de la serie, Bellatrix Lestrange, aparece e inmediatamente le dice a Gary Oldman (Sirius Black) “Yo te maté, ¿no? Alguien tenía que hacerlo.” En su conversación con Radcliffe, rememoran qué significó para ella incorporarse tan tarde en la saga y también de los elementos que robó del set. Además trae a colación una carta que le habría escrito Daniel en la que básicamente le confesaba su amor: “Quisiera haber nacido algunos años antes para tener una oportunidad”.

Harry Potter: Back to Hogwarts (2022) es todo lo que los fans quieren que sea, sin dejar de funcionar como un espectáculo para el público no potterhead (aunque, digamos la verdad, no hay mucho atractivo para los no fans). La estructura del especial permite que sea visto de forma episódica o de corrido, las partes están bien estructuradas y hay cierto equilibrio entre momentos de comedia y escenas más nostálgicas. Muchas figuras importantes están ausentes, como es de esperar en un elenco tan amplio y lleno de estrellas, pero los personajes más importantes están ahí y acompañados de suficientes actores secundarios para que sea entretenido pero no resulte abrumador. Por supuesto, el especial termina sucumbiendo ante la tentación de dejarnos llorando y cierra con un “in memoriam” recordando a los actores fallecidos del elenco y, como si fuera poco, termina con la cita potterhead por excelencia: “¿Después de todo este tiempo? Siempre”.

Donaciones

Si te gusta lo que hacemos, podés colaborar con unos Cafecitos o bancar nuestro contenido con una suscripción mensual o aporte único.